Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Nunca he dudado que lo trascendente en nuestra vida, además de ser elemental no es material; nace y se desarrolla dentro de nosotros mismos; por tanto, esto de quedarse en casa más tiempo, de oír menos ruidos, de evitar visitas, compartir con mayor inmediatez con nuestras personas amadas, más me parece una corona que un virus. Es que ya por un virus o por lo que fuere, no me afecta ni debería afectar gravemente a nadie, el transitar más despacio este camino de la vida. Por lo contrario, nos da más espacio para meditar, orar y amar; cual es lo máximo que podemos hacer por nosotros y nuestras personas más queridas.

Adicionalmente, según información de la NASA, en menos de un mes de la paralización del mundo por la cuarentena impuesta por el Corona Virus, la temperatura global bajó más de un grado, la contaminación de Dióxido de Carbono descendió a nivel de cuatro décadas atrás y el agujero de la capa de Ozono en la atmósfera, se redujo a un tercio; las grandes ciudades despejaron sus cielos del asqueroso smog que las cubría por el monóxido de carbono y humo de las fábricas, así como que muchas especies -siempre escondiéndose de su depredador el hombre- salieron a disfrutar de su propio y natural hábitat, cual nunca debimos negarles; tenemos que reflexionar y aceptar que muchas o algunas cosas no las estamos haciendo bien y pudiera ser que un mundo desarrollista en función de la riqueza y no del hombre, por fin entienda su propio y desastroso destino, si no cambia su manera de ver la vida y las cosas.

Independiente de la condición de Riqueza, que con tanto esfuerzo y sin muchos miramientos alguien haya acumulado; del Poder Político que se logre, algunas veces sobre el cadáver de los adversarios menos fuertes o más desvalidos; o la Fama que se adquiere, a costa de un Marketing costoso e inmoral; aún disponiéndose de alguno de ellos  o de todos estos factores, seguimos siendo exacta e igualmente vulnerables frente a un peligroso Virus, que el mismo hombre creó sin medir sus consecuencias frente a su propia gente y al ambiente, pero que tampoco llega a entender bien. Sin duda, tenemos que aceptar que lo único valioso y permanente de que, como seres  humanos disponemos, por cierto gratuitamente, es Dios, el Amor, la Tranquilidad Espiritual, la Solidaridad Humana y la Utilidad que podamos brindar a nuestros congéneres, para llegar al fin más preciado: LA FELICIDAD. Por cierto, todos estos elementos mencionados son: físicamente indetectables y económicamente invalorables, porque desde el punto de vista humano, simplemente disponemos de sentimientos, intuición y presentimientos heredados de Dios, cuya esencia es Omnipresente, por lo cual no pueden ser determinados o detectados  por nuestros cinco sentidos conocidos.

Surgen como consecuencia de lo analizado algunas preguntas para la reflexión:

– ¿De qué sirve entonces ese afán desbocado por acumular Riquezas, que sólo son medios para obtener cosas físicas?

 – ¿Obtener Poder Político, la mayoría de las veces utilizado para avasallar, pero no para ayudar a los más desvalidos, cual se supone que debería ser el fin del poder político?

– ¿Para qué hacerse de mucha Fama, tratando de que sientan por nosotros, la admiración o reconocimiento  que no fuimos capaces de motivar con nuestros actos como seres normales, comunes y corrientes?

– Pero además… ¿Si ya no es un secreto que el estrés que se acumula en el camino de lograr esos supuestos “éxitos”, daña la salud, desmejora las relaciones íntimas e inmediatas en el entorno personal, siendo que además a la hora de la verdad, ninguno de estos elementos temporales y de vanidad puede protegernos frente a un virus o catástrofe natural, pero menos aún producirnos un minuto de amor verdadero, felicidad o de vida?

Es sobre esto que, dadas las circunstancias actuales de recogimiento y reclusión que por el Corona Virus, estamos obligados a…mantener.  Por ejemplarizar: ¿Existe alguna diferencia en el nivel de peligro actual, entre el Multimillonario y la chica que limpia el piso de su mansión, cuando salen a ver el médico o comprar alimentos;  entre el chofer y el importante Gobernante o Político, por muy humilde que fuere el primero y muy importante que lo fuere el segundo? O… ¿Existe alguna diferencia profunda  en el riesgo del Famoso o Famosa cuando baja de la limousine, y el que corre su sirvienta, cuando baja del bus, si ambos pisan donde existe un residuo de mucosidad de un contaminado  o vestigio del Virus?

 Cuando lo que está en peligro inminente es tu vida, sin la cual no puedes tener amor, tranquilidad  o felicidad, no tiene que ver para nada las diferencias de clase, sociales, políticas o económicas  de los protagonistas. Pudiera ser que lo único que quizás hiciera alguna diferencia, sería la fe que cada uno tenga, en  que más allá de todo lo físico está lo trascendente, que se convierte en ese báculo invisible pero fuerte, en el cual sientes que tu apoyo es Dios, a quien por cierto no le puedes afectar con tus bienes o prebendas materiales, porque está  más allá de esas dimensiones.

El refranero popular, y especialmente en los cristianos, siempre hemos manifestado que no hay mal que por bien  no venga;  tropiezo que no deje una enseñanza o mal que no tenga cura. El convencimiento de que Dios creó todo, y especialmente al hombre a su imagen y semejanza, nos reconforta en los momentos más difíciles, porque no tenemos duda que, ni una hoja se mueve sin la voluntad de Él, quien es nuestro Padre y sabemos, por experiencia propia,  que los padres amamos a los hijos y los protegemos… siempre y por encima de todo.

Realmente, yo amo a mis hermanos humanos y me preocupa que todos anden tan asustados y casi paralizados por el Corona Virus, cuando tenemos la certeza de que basta con tropezar en la calle o resbalarnos en nuestra propia casa, golpearnos la cabeza y todo terminó físicamente, si no fuimos lo suficientemente diligentes para cuidarnos y  si eso estuviere en los planes que Dios tiene para nosotros. Y es que ciertamente no  hacemos ningún convenio con Dios cuando nacemos, sobre cuándo ni cómo vamos a morir;  pero de lo que sí estamos seguros es que cada día que transcurre en nuestra vida, nos acercamos más al día del retorno, que no de la partida, porque cuando nos vamos sólo regresaremos a donde estaba nuestra alma antes de nacer; que por cierto es la que regresa, porque nuestro cuerpo físico es el vehículo que nos transporta en el camino de esta vida, que polvo es y al polvo vuelve. Pero la verdad innegable es que, como lo escribiera alguien de quien no recuerdo su nombre: “No somos un cuerpo humano viviendo una experiencia espiritual, sino que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.”

Para finalizar, debo aclarar a mis consecuentes lectores que no es que no tema o no me cuide de contagiarme con el Corona Virus; de ninguna manera, como quiera que soy feliz, tengo una bella familia que amo y trato de ser útil, dentro de mis limitadas posibilidades, tomo todas las precauciones a mano que me aconseja mi sentido común y de la diligencia, pero eso sí, con la absoluta seguridad de que nada va a sucederme, si no estuviere en planes que Dios diseñó para mí, desde antes de mi nacimiento. Esto me permite vivir un día intenso, disfrutar de las múltiples bendiciones que Dios puso a mi alcance sobre esta tierra, como el amar  y ser amado, comer y beber con fruición mis alimentos, orar con más fervor que nunca y… dormir plácidamente, cual es lo que muy seria y bien intencionadamente les sugiero; sabiendo que  nos cuida el más poderoso y omnipotente padre: DIOS.

Read Full Post »

Nunca he dudado que lo trascendente en nuestra vida, además de ser elemental no es material; nace y se desarrolla dentro de nosotros mismos; por tanto, esto de quedarse en casa más tiempo, de oír menos ruidos, de evitar visitas, compartir con mayor inmediatez con nuestras personas amadas, más me parece una corona que un virus. Es que ya por un virus o por lo que fuere, no me afecta ni debería afectar gravemente a nadie, el transitar más despacio este camino de la vida. Por lo contrario, nos da más espacio para meditar, orar y amar; cual es lo máximo que podemos hacer por nosotros y nuestras personas más queridas.

Adicionalmente, según información de la NASA, en menos de un mes de la paralización del mundo por la cuarentena impuesta por el Corona Virus, la temperatura global bajó más de un grado, la contaminación de Dióxido de Carbono descendió a nivel de cuatro décadas atrás y el agujero de la capa de Ozono en la atmósfera, se redujo a un tercio; las grandes ciudades despejaron sus cielos del asqueroso smog que las cubría por el monóxido de carbono y humo de las fábricas, así como que muchas especies -siempre escondiéndose de su depredador el hombre- salieron a disfrutar de su propio y natural hábitat, cual nunca debimos negarles; tenemos que reflexionar y aceptar que muchas o algunas cosas no las estamos haciendo bien y pudiera ser que un mundo desarrollista en función de la riqueza y no del hombre, por fin entienda su propio y desastroso destino, si no cambia su manera de ver la vida y las cosas.

Independiente de la condición de Riqueza, que con tanto esfuerzo y sin muchos miramientos alguien haya acumulado; del Poder Político que se logre, algunas veces sobre el cadáver de los adversarios menos fuertes o más desvalidos; o la Fama que se adquiere, a costa de un Marketing costoso e inmoral; aún disponiéndose de alguno de ellos  o de todos estos factores, seguimos siendo exacta e igualmente vulnerables frente a un peligroso Virus, que el mismo hombre creó sin medir sus consecuencias frente a su propia gente y al ambiente, pero que tampoco llega a entender bien. Sin duda, tenemos que aceptar que lo único valioso y permanente de que, como seres  humanos disponemos, por cierto gratuitamente, es Dios, el Amor, la Tranquilidad Espiritual, la Solidaridad Humana y la Utilidad que podamos brindar a nuestros congéneres, para llegar al fin más preciado: LA FELICIDAD. Por cierto, todos estos elementos mencionados son: físicamente indetectables y económicamente invalorables, porque desde el punto de vista humano, simplemente disponemos de sentimientos, intuición y presentimientos heredados de Dios, cuya esencia es Omnipresente, por lo cual no pueden ser determinados o detectados  por nuestros cinco sentidos conocidos.

Surgen como consecuencia de lo analizado algunas preguntas para la reflexión:

– ¿De qué sirve entonces ese afán desbocado por acumular Riquezas, que sólo son medios para obtener cosas físicas?

 – ¿Obtener Poder Político, la mayoría de las veces utilizado para avasallar, pero no para ayudar a los más desvalidos, cual se supone que debería ser el fin del poder político?

– ¿Para qué hacerse de mucha Fama, tratando de que sientan por nosotros, la admiración o reconocimiento  que no fuimos capaces de motivar con nuestros actos como seres normales, comunes y corrientes?

– Pero además… ¿Si ya no es un secreto que el estrés que se acumula en el camino de lograr esos supuestos “éxitos”, daña la salud, desmejora las relaciones íntimas e inmediatas en el entorno personal, siendo que además a la hora de la verdad, ninguno de estos elementos temporales y de vanidad puede protegernos frente a un virus o catástrofe natural, pero menos aún producirnos un minuto de amor verdadero, felicidad o de vida?

Es sobre esto que, dadas las circunstancias actuales de recogimiento y reclusión que por el Corona Virus, estamos obligados a…mantener.  Por ejemplarizar: ¿Existe alguna diferencia en el nivel de peligro actual, entre el Multimillonario y la chica que limpia el piso de su mansión, cuando salen a ver el médico o comprar alimentos;  entre el chofer y el importante Gobernante o Político, por muy humilde que fuere el primero y muy importante que lo fuere el segundo? O… ¿Existe alguna diferencia profunda  en el riesgo del Famoso o Famosa cuando baja de la limousine, y el que corre su sirvienta, cuando baja del bus, si ambos pisan donde existe un residuo de mucosidad de un contaminado  o vestigio del Virus?

 Cuando lo que está en peligro inminente es tu vida, sin la cual no puedes tener amor, tranquilidad  o felicidad, no tiene que ver para nada las diferencias de clase, sociales, políticas o económicas  de los protagonistas. Pudiera ser que lo único que quizás hiciera alguna diferencia, sería la fe que cada uno tenga, en  que más allá de todo lo físico está lo trascendente, que se convierte en ese báculo invisible pero fuerte, en el cual sientes que tu apoyo es Dios, a quien por cierto no le puedes afectar con tus bienes o prebendas materiales, porque está  más allá de esas dimensiones.

El refranero popular, y especialmente en los cristianos, siempre hemos manifestado que no hay mal que por bien  no venga;  tropiezo que no deje una enseñanza o mal que no tenga cura. El convencimiento de que Dios creó todo, y especialmente al hombre a su imagen y semejanza, nos reconforta en los momentos más difíciles, porque no tenemos duda que, ni una hoja se mueve sin la voluntad de Él, quien es nuestro Padre y sabemos, por experiencia propia,  que los padres amamos a los hijos y los protegemos… siempre y por encima de todo.

Realmente, yo amo a mis hermanos humanos y me preocupa que todos anden tan asustados y casi paralizados por el Corona Virus, cuando tenemos la certeza de que basta con tropezar en la calle o resbalarnos en nuestra propia casa, golpearnos la cabeza y todo terminó físicamente, si no fuimos lo suficientemente diligentes para cuidarnos y  si eso estuviere en los planes que Dios tiene para nosotros. Y es que ciertamente no  hacemos ningún convenio con Dios cuando nacemos, sobre cuándo ni cómo vamos a morir;  pero de lo que sí estamos seguros es que cada día que transcurre en nuestra vida, nos acercamos más al día del retorno, que no de la partida, porque cuando nos vamos sólo regresaremos a donde estaba nuestra alma antes de nacer; que por cierto es la que regresa, porque nuestro cuerpo físico es el vehículo que nos transporta en el camino de esta vida, que polvo es y al polvo vuelve. Pero la verdad innegable es que, como lo escribiera alguien de quien no recuerdo su nombre: “No somos un cuerpo humano viviendo una experiencia espiritual, sino que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.”

Para finalizar, debo aclarar a mis consecuentes lectores que no es que no tema o no me cuide de contagiarme con el Corona Virus; de ninguna manera, como quiera que soy feliz, tengo una bella familia que amo y trato de ser útil, dentro de mis limitadas posibilidades, tomo todas las precauciones a mano que me aconseja mi sentido común y de la diligencia, pero eso sí, con la absoluta seguridad de que nada va a sucederme, si no estuviere en planes que Dios diseñó para mí, desde antes de mi nacimiento. Esto me permite vivir un día intenso, disfrutar de las múltiples bendiciones que Dios puso a mi alcance sobre esta tierra, como el amar  y ser amado, comer y beber con fruición mis alimentos, orar con más fervor que nunca y… dormir plácidamente, cual es lo que muy seria y bien intencionadamente les sugiero; sabiendo que  nos cuida el más poderoso y omnipotente padre: DIOS.

Read Full Post »

 Ahora bien, respecto del contenido del pensamiento citado, pienso que tenía absoluta razón, ya que conozco personas que cuidan muy bien de lo que comen, en cuanto a calidad y cantidad de los alimentos,  con extraordinarios y positivos resultados. Así, por ejemplo, si usted cuida de comer muchas frutas, otros vegetales como la calabaza, zuccini, pepino,  granos y tubérculos variados, acompañados de ensaladas, evitando en lo posible ingesta continua de carnes rojas, pero abundando en el pescado, pavo, pollo y cerdo magros, seguramente su salud estará muy bien y por tanto, salvo contaminación con algún virus, microbio o bacterias, difícilmente requerirá tomar constantemente medicinas; precisamente porque como lo dijera Steve Jobs, usted ha hecho de la comida su medicina.

Por el contrariolas personas que ingieren abundantes cantidades de alimentos ricos en grasas saturadas, como enlatados, carnes rojas y la denominada “comida chatarra”, así como azúcar y bebidas azucaradas, incluidos los muy peligrosos “refrescos” y los jugos que se toman en la calle, sin conocer con certeza la calidad del agua con que los elaboran, corren el riesgo de consumir en ellos los muy dañinos conservantes, sabores y coloración artificiales, cuales afectan gravemente la digestión,  así como que tienen otros efectos secundarios negativos sobre gran parte del organismo. Este tipo de personas, independiente de su edad, suelen tender a la obesidad y a contraer, entre otras,  la enfermedad conocida como “diabetes II”, cuales pueden hacerles la vida una verdadera tragedia, porque no sólo física sino espiritualmente les hacen grave daño, ya que afectan además de su salud física su salud mental,  como su estado de ánimo y autoestima. Como consecuencia de tan negativa forma de vida, estos individuos indudablemente son los primeros clientes de los laboratorios, como consumidores permanentes de fármacos, que es lo mismo que decir, como lo sentenciaba Steve Jobs,“hacer de las medicinas su comida…”

Creo importante comentar que venturosamente, en los últimos años se ha difundido la tendencia a la alimentación, sino naturista por lo menos hasta cierto punto semi-vegana, vale decir consumir muchos  productos alimenticios vegetales en vez de hacerlo con carnes rojas y/o aquellas muy grasosas, pero si consumiendo productos proteicos como los huevos, cuales las últimas investigaciones han determinado que de ninguna manera per se hacen daño al organismo, independiente de que comas uno o más. En este mismo sentido, también es de nuevo cuño la tendencia a utilizar algunos productos de muy bajo costo, que se mantuvieron de muy bajo perfil, gracias a la poca divulgación y publicidad de sus grandes beneficios al cuerpo humano, como lo son el bicarbonato de sodio y el cloruro de magnesio; quizás por la gran influencia de los laboratorios en los medios de comunicación social de todo género, con la enorme propaganda a productos con nombres ostentosos y creadores de propensión a su consumo, que realmente derivan su origen  de estos dos extraordinarios ya citados productos medicamentosos: el cloruro de magnesio y el bicarbonato de sodio, por lo cual perjudicaba a su mercado cautivo, el conocimiento de su uso directo disueltos en agua o de cualquier otra manera. 

En el mismo orden de todo lo antes expuesto, creo que procede referir que hoy abunda la literatura por Internet sobre la importancia de la medicina natural, traducida en la utilización de plantas y sus cortezas,  que durante muchos años se usaron como plantas de jardín o decorativas, pero que no se consideraban medicinales;  pero que hoy se aplican a estos fines, como son por ejemplo y entre otras,  las hojas y corteza de sauce para la inflamación prostática y como sustitutiva de la aspirina;  las hojas y/o flores de amaranto, también llamado bledo y la sábila o aloe vera para diferentes usos medicinales, especialmente para mitigar las quemaduras o cualquier daño en la piel, así como de uso en productos  de estética corpórea femenina.

Finalmente, yo interpreto como muy acertado el mencionado argumento de  Steve Jobs, porque ciertamente, si no se tiene una alimentación sana, balanceada y con raciones de volumen estrictamente necesario para mantener la buena salud, nuestro cuerpo se afectará y enfermaremos de tal manera, que tendremos que consumir continuamente y a veces a diario, variados fármacos que, como lo dijera el mencionado Steve Jobs, prácticamente la persona afectada “..hará de la medicina su comida…” con los indudables resultados, en todos los casos, fatales  para su salud.

Si tienes alguna duda o requieres aclaración sobre el tema aquí tratado, el correo del autor está disponible: amauricastillo@gmail.com

Read Full Post »

BUENOS DIAS

Al amanecer de este nuevo día, me siento tan feliz que quiero manifestar mi alegría y agradecimiento a mi Padre Celestial por darme esta bella vida, mi familia, mis amigos, mis vecinos, quienes en su conjunto me hacen una vida feliz. Especiales gracias por darme esa bella, leal y consecuente compañera de viaje largo, mi amada esposa Nancy. Quiero divulgar que me consta y no tengo duda que somos nosotros mismos quienes, con nuestros estado de ánimo, hacemos más o menos agradable nuestra vida; también quiero declarar que estoy seguro que es una obligación humana y no un acto de bondad, tratar con nuestras palabras de ayudar a que las personas vivan en armonía con sus semejantes, porque en verdad, todos somos uno, por lo que depende de cómo nos tratemos, nos ayudemos, que sea mejor nuestro diario vivir.

Las expresiones buenos días, gracias, Dios te bendiga, cuídate, no estás solo, cuenta conmigo, son expresiones que en un momento dado pueden ser un alivio para alguien que tiene algún problema o necesidad. La fuerza de la palabra es increíble. De hecho muchas personas que han estado desesperadas y a punto de suicidio, han desistido porque alguien les ha llamado por teléfono y ha hablado con ellos. En este bello día, los invito a sonreír, a decir te amo, a decir estoy a tu orden, me encanta verte, me gusta conversar contigo, todo está bien, todo está en orden, Dios está con nosotros. Igualmente, los invito a dar gracias por ese sol y esa brisa que acarician nuestra cara; por la belleza de esas flores que nos regala el jardín de nuestro vecino; por el hermoso y tierno trino de los pajaritos en el árbol de enfrente; por vivir en comunidad con nuestros hermanos humanos, que logran que nunca nos sintamos solos; a guardar el celular y saludar personalmente a los amigos, a abrazarles y sentir ese contacto  humano tan necesario para sentirnos uno.

Quiero manifestarles que tengo ochenta años de edad y que mi edad no me pesa. He vivido la vida intensamente,  con la seguridad de que es el hoy lo que debe preocuparme, porque ayer es un muerto y mañana es de Dios. Que además de amar debo manifestarlo; que mi mayor deber con mis semejantes es el respeto por la persona humana, sin consideración de raza, religión, nacionalidad o sexo. Esa convicción unida a mis principios morales que han guidado mi vida, hoy me permiten manifestar con toda sinceridad que no me arrepiento de nada de lo que he hecho, ni de nada de lo que he dejado de hacer. Finalmente, debo asegurar mi convencimiento de que no debemos permitir el temor; en primer lugar porque distorsiona la realidad y en segundo lugar, porque como hijos de Dios nuestra vida fue diseñada desde antes de nacer  y no fue precisamente el dolor o el miedo nuestro fin, sino la felicidad, el amor, la solidaridad, la sensibilidad frente a los problemas de nuestros semejantes; actuaciones por cierto muy fáciles de materializar, porque nuestra tendencia natural es al bien y no al mal.

Read Full Post »

BUENOS DIAS

Al amanecer de este nuevo día, me siento tan feliz que quiero manifestar mi alegría y agradecimiento a mi Padre Celestial por darme esta bella vida, mi familia, mis amigos, mis vecinos, quienes en su conjunto me hacen una vida feliz. Especiales gracias por darme esa bella, leal y consecuente compañera de viaje largo, mi amada esposa Nancy. Quiero divulgar que me consta y no tengo duda que somos nosotros mismos quienes, con nuestros estado de ánimo, hacemos más o menos agradable nuestra vida; también quiero declarar que estoy seguro que es una obligación humana y no un acto de bondad, tratar con nuestras palabras de ayudar a que las personas vivan en armonía con sus semejantes, porque en verdad, todos somos uno, por lo que depende de cómo nos tratemos, nos ayudemos, que sea mejor nuestro diario vivir.

Las expresiones buenos días, gracias, Dios te bendiga, cuídate, no estás solo, cuenta conmigo, son expresiones que en un momento dado pueden ser un alivio para alguien que tiene algún problema o necesidad. La fuerza de la palabra es increíble. De hecho muchas personas que han estado desesperadas y a punto de suicidio, han desistido porque alguien les ha llamado por teléfono y ha hablado con ellos. En este bello día, los invito a sonreír, a decir te amo, a decir estoy a tu orden, me encanta verte, me gusta conversar contigo, todo está bien, todo está en orden, Dios está con nosotros. Igualmente, los invito a dar gracias por ese sol y esa brisa que acarician nuestra cara; por la belleza de esas flores que nos regala el jardín de nuestro vecino; por el hermoso y tierno trino de los pajaritos en el árbol de enfrente; por vivir en comunidad con nuestros hermanos humanos, que logran que nunca nos sintamos solos; a guardar el celular y saludar personalmente a los amigos, a abrazarles y sentir ese contacto  humano tan necesario para sentirnos uno.

Quiero manifestarles que tengo ochenta años de edad y que mi edad no me pesa. He vivido la vida intensamente,  con la seguridad de que es el hoy lo que debe preocuparme, porque ayer es un muerto y mañana es de Dios. Que además de amar debo manifestarlo; que mi mayor deber con mis semejantes es el respeto por la persona humana, sin consideración de raza, religión, nacionalidad o sexo. Esa convicción unida a mis principios morales que han guidado mi vida, hoy me permiten manifestar con toda sinceridad que no me arrepiento de nada de lo que he hecho, ni de nada de lo que he dejado de hacer. Finalmente, debo asegurar mi convencimiento de que no debemos permitir el temor; en primer lugar porque distorsiona la realidad y en segundo lugar, porque como hijos de Dios nuestra vida fue diseñada desde antes de nacer  y no fue precisamente el dolor o el miedo nuestro fin, sino la felicidad, el amor, la solidaridad, la sensibilidad frente a los problemas de nuestros semejantes; actuaciones por cierto muy fáciles de materializar, porque nuestra tendencia natural es al bien y no al mal.

Read Full Post »

OBLIGACION

¿Que es obligatorio? Ciertamente como todo lo que se escribre, lo que se deduzca o indique, depende de la forma de pensar de quien lo  hace. Nuestro idioma es muy rico y nuestra inteligencia inconmensurable; por tanto,pdría escribirse mucho al respecto, con el mismo resultado: nada en concreto. Alguien me degìa que era obligatorio amar a los padres, a los  hermanos, a los vecinos;  y en general, al prójimo. Bueno, yo como seguidor del pensamiento de Jesùs de Nazaret, creo que es cierto que tenemos, no que debemos, amar al pròjimo como a nosotros mismos. ¿Es entonces una obligación amar? Sin ninguna duda; Pero… a quien? Personalmente, creo que el amor es la sal del mundo, porqsue todos los seres humanos son nuestros hermanos en Dios.

Escuchè decir que un padre que no cuida y honra a su hijo,no merece el amor de èste, e igualmente en el caso de los hermanos y  los vecinos. Lo considero un error porque amar es obligatorio,  ya que no se ama porque alguien nos ame, sino porque esesencial al cristiano amar a nuestros semejantes. Enre otras cosas, porque ese mal padre, mal hijo o mal vecino, puede con otra persona ser una persona humana y compasiva, inclusive salvar su vida. Conozco de  niños de la calle, sque superaron su situación personal temporal y crearon inclusive Instituciones de ayuda a los desventurados.

La obligación de amor es la esperanza de la humanidad, porque únicamente Dios puede saber quien es realmente bueno o malo. Multitud de personas viven en pobreza crìtica y tienen que robar un para comer y no `por  eso son malos, ni debe ser castigados sino protegidos por la sociedad. Por eso si imponemos el amor como una obligación, crecemos amando y compartiendo nuestra solidaridad con  los màs desposeídos. Por otra parte, no debemos olvidar que Dios es amor y por tanto vivimos por amor;  tanto   es asì que cuando concebimos un hijo lo hacemos por amor, lo criamos por amor y  hacemos cualquier sacrificio por èl porque lo amamos. Inclusive los familiares y  hasta los extraños somos capaces de dar un órgano importante de nuestro cuerpo para salvar otro sser humano, Por cierto, conozco una buena amiga que ya tiene treinta años viviendo su vida perfectamente como si tuviera sus dos riñones.

Finalmente, hay algo sobre lo cual no puedo callar  y es que quien es màs feliz es quien ama  y no quien es amado, porque Dios derrama sobre èl sus mejores bendiciones, siendo excepcionalmente bendecido por Dios, aquel ser humano que ama no a quien le hace bien, sino a aquel que con anterioridad le hizo daño, porque actùa con esa bendición especial qe se llama el perdón, olvidando el daño. Vale la pena comenar que en  una oportunidad uno de  los apóstoles de Jesus le pregunto: Maestro, cuantas veces debemos perdonar y Jesùs le constò sin titubeo: “Setenta veces siete.” Con lo cual quiso decirle; todas las veces sque fere necesario.

e

Read Full Post »

OBLIGACION

¿Que es obligatorio? Ciertamente como todo lo que se escribre, lo que se deduzca o indique, depende de la forma de pensar de quien lo  hace. Nuestro idioma es muy rico y nuestra inteligencia inconmensurable; por tanto,pdría escribirse mucho al respecto, con el mismo resultado: nada en concreto. Alguien me degìa que era obligatorio amar a los padres, a los  hermanos, a los vecinos;  y en general, al prójimo. Bueno, yo como seguidor del pensamiento de Jesùs de Nazaret, creo que es cierto que tenemos, no que debemos, amar al pròjimo como a nosotros mismos. ¿Es entonces una obligación amar? Sin ninguna duda; Pero… a quien? Personalmente, creo que el amor es la sal del mundo, porqsue todos los seres humanos son nuestros hermanos en Dios.

Escuchè decir que un padre que no cuida y honra a su hijo,no merece el amor de èste, e igualmente en el caso de los hermanos y  los vecinos. Lo considero un error porque amar es obligatorio,  ya que no se ama porque alguien nos ame, sino porque esesencial al cristiano amar a nuestros semejantes. Enre otras cosas, porque ese mal padre, mal hijo o mal vecino, puede con otra persona ser una persona humana y compasiva, inclusive salvar su vida. Conozco de  niños de la calle, sque superaron su situación personal temporal y crearon inclusive Instituciones de ayuda a los desventurados.

La obligación de amor es la esperanza de la humanidad, porque únicamente Dios puede saber quien es realmente bueno o malo. Multitud de personas viven en pobreza crìtica y tienen que robar un para comer y no `por  eso son malos, ni debe ser castigados sino protegidos por la sociedad. Por eso si imponemos el amor como una obligación, crecemos amando y compartiendo nuestra solidaridad con  los màs desposeídos. Por otra parte, no debemos olvidar que Dios es amor y por tanto vivimos por amor;  tanto   es asì que cuando concebimos un hijo lo hacemos por amor, lo criamos por amor y  hacemos cualquier sacrificio por èl porque lo amamos. Inclusive los familiares y  hasta los extraños somos capaces de dar un órgano importante de nuestro cuerpo para salvar otro sser humano, Por cierto, conozco una buena amiga que ya tiene treinta años viviendo su vida perfectamente como si tuviera sus dos riñones.

Finalmente, hay algo sobre lo cual no puedo callar  y es que quien es màs feliz es quien ama  y no quien es amado, porque Dios derrama sobre èl sus mejores bendiciones, siendo excepcionalmente bendecido por Dios, aquel ser humano que ama no a quien le hace bien, sino a aquel que con anterioridad le hizo daño, porque actùa con esa bendición especial qe se llama el perdón, olvidando el daño. Vale la pena comenar que en  una oportunidad uno de  los apóstoles de Jesus le pregunto: Maestro, cuantas veces debemos perdonar y Jesùs le constò sin titubeo: “Setenta veces siete.” Con lo cual quiso decirle; todas las veces sque fere necesario.

e

Read Full Post »

 

Durante miles de años, el amor era un sentimiento muy poco tomado en cuenta, más allá de lo romántico, entre los amantes  o el amor materno. Al menos en las familias,  los padres eran “Pater Familia” por lo cual, para ellos y la sociedad, la esposa y los hijos eran simplemente, como decían los romanos “alieni iuris”,  esto es menores de edad, que es como decir que no eran tomados en cuenta para ninguna decisión dentro o fuera del hogar; al extremo llegaba esta aberración, que los hijos no besaban a los padres, porque “…los hombres no besan a los hombres” Ciertamente, nadie hizo caso a Jesús de Nazaret cuando sentenció:  “Amarás a tu prójimo como a tí mismo”, más allá de los hipócritas religiosos, que lo  mencionaban para rellenar sus discursos vacíos. Pareciera tan extraño, que todos estamos conscientes  de que por amor vinimos al  mundo, por amor continuamos manteniendo la especie;  por el amor se han evitado guerras y salvado imperios.

El amor es la fuerza que mueve al mundo,  la cual por cierto no se gana con dinero ni con armas. El amor es el sentimiento más autentico y espontaneo que mueve al ser humano. Especialmente hoy, cuando el racismo, al menos en el mundo civilizado, está en franca caída, uno ve la ternura que surge entre dos enamorados de razas, credos y civilizaciones diferentes, rompe con horribles tradiciones milenarias, dándole el valor, respeto e independencia  que debe tener la  mujer en la pareja y la confianza y lealtad que antes fue un mito en el pareja. Ese amor ha producido que los niños tengan derechos, en la mayoría de los países civilizados celosamente protegidos por el Estado de Derecho.

En el caso de la mujer, en casi todos los países donde impera el Derecho, gracias al amor,  existen Leyes especiales de protección a la mujer y a la familia.  El amor nos ha enseñado que todos los problemas pueden ser arreglados por las buenas, o al menos que sus resultados en tales casos serán preferibles a las peleas y querellas. Los Abogados exitosos en estos días no son los litigantes, sino aquellos que agotan la vía amistosa y conciliatoria en busca de la solución al conflicto,  a veces aún en contra de sus propios honorarios. Los matrimonios en divorcio o parejas informales de muchos años que se separan, hoy, antes de llegar al divorcio optan por la terapia bien intencionada, que al menos en mi vocabulario profesional le llamo “reingeniería de pareja”, lo que los lleva a tomarse un tiempo razonable, separados o no, que les  permite evaluar el resolver los problemas personales y familiares, así como les da el tiempo para pensar suficientemente si valió la pena el inconveniente sucedido para terminar una relación, que no solo costó tantos años mantenerla sino  que nos condicionó a contar con un equipo constituido por los cónyuges que, como acertadamente lo sentenciara Jesús de Nazaret “…dos son mejor que uno, porque si uno cae el otro lo recoge y si  uno está triste el otro le consuela”. Y es que como asesor familiar y de parejas, tengo muchos ejemplos de matrimonios y parejas convencionales de muchos años de unión, que luego de tomarse un tiempo razonable, a veces de meses y hasta de años, hicieron su reingeniería de pareja, que les permitió determinar serenamente donde habían errado y que habían dejado de hacer correctamente durante la relación; volvieron a unirse se perdonaron  mutuamente con la promesa de  nunca más recordar lo sucedido, e hicieron  nuevamente sus uniones mucho más  fuerte que antes.

   Debo acotar que nada de esto se hubiera podido lograr entre estos integrantes de esas familias, si no hubiese existido lo fundamental: esa relación subyacente que no muere que se llama EL AMOR. Para quienes hemos amado toda la vida y por eso tenemos matrimonios que superan los cincuenta años, sin que de ninguna manera nos parezca fastidioso, sino por el  contrario indispensable la presencia de nuestra pareja, no podemos terminar de entender algunos casos de separaciones, después de años de lealtad y sacrificio, por un error de alguno de los cónyuges, sin que se tome en consideración  todos los años de lealtad y amor que este profesó a su consorte, con anterioridad al  hecho sucedido.

Read Full Post »

LA VEJEZ

Definir La Vejez depende, como cualquier otro estado o concepto, de la óptica y/o  mentalidad del analista. Entre otros, para algunos es un estado indeseable, para otros deprimente, para otros de orgullo o de triunfo. Esto nos indica que el concepto va a depender de la mentalidad y forma de ver la vida y las cosas, de quien la conceptúa.  Conozco personas que a los Cincuenta años se consideran viejos y otros que, a los ochenta o más  hablan de nuevos proyectos a desarrollar. En este mismo sentido, he observado personas encorvadas a temprana edad y otras que con el doble de años, andan erguidos. En el fondo, yo creo que el problema es que para algunos la vejez es una especie de enfermedad, en cambio, para otros es un estado normal de nuestra existencia,  dentro de los cuales,  por cierto, me encuentro yo.

Tuve una niñez increíblemente difícil, en condiciones realmente penosas, pero no puedo decir que fuí un niño triste, sino quizás un poco menos feliz que algunos otros. Mi adolescencia no fue un camino de rosas, pero disfruté de la amistad, cariño de los chicos y chicas de mi edad; y sin llegar a ser un Casanova,  logré la intimidad de aquellas que me interesaron, lógicamente dentro de las limitaciones de la cultura de la época. En mi adultez, puedo decir que, independiente de la cantidad de años que he tenido, no me arrepiento de nada de lo que he hecho ni de lo que he dejado de hacer. Aunque con bastante dificultad, trepé sobre los inconvenientes de mi condición económica y social,  y,  ya sobre los Cuarenta años logré mi Grado Universitario  y dos postgrados, aunque el último lo recibí a los Sesenta Años, que para mi forma de ver la vida, aun estaba joven.

Luego, entre los Cincuenta y Sesenta años pude hacer voluntariado gratuito, dando Conferencias en diferentes Instituciones sin fines de lucro, tanto de carácter Social como Académico, sobre temas como la Superación Personal y el Crecimiento Espiritual.  Entre los Sesenta  y  Ochenta años, alcancé quizás mi mayor ambición: llevar mi mensaje de amor y solidaridad humana, a la mayor cantidad de personas posible, mediante mi Blog www.unavidafeliz.com, que ha sido visto por más de 2.500.000 Cibernautas en más de Noventa Países.  El corolario de toda esta narración, que quiero destacar, es que en la realización de ninguna de estas actividades, me he sentido realmente viejo, aunque algunas veces un poco cansado,  lo cual me obliga de determinar que el sentimiento de vejez, es solamente un estado mental absolutamente controlable.

Read Full Post »

LA VEJEZ

Definir La Vejez depende, como cualquier otro estado o concepto, de la óptica y/o  mentalidad del analista. Entre otros, para algunos es un estado indeseable, para otros deprimente, para otros de orgullo o de triunfo. Esto nos indica que el concepto va a depender de la mentalidad y forma de ver la vida y las cosas, de quien la conceptúa.  Conozco personas que a los Cincuenta años se consideran viejos y otros que, a los ochenta o más  hablan de nuevos proyectos a desarrollar. En este mismo sentido, he observado personas encorvadas a temprana edad y otras que con el doble de años, andan erguidos. En el fondo, yo creo que el problema es que para algunos la vejez es una especie de enfermedad, en cambio, para otros es un estado normal de nuestra existencia,  dentro de los cuales,  por cierto, me encuentro yo.

Tuve una niñez increíblemente difícil, en condiciones realmente penosas, pero no puedo decir que fuí un niño triste, sino quizás un poco menos feliz que algunos otros. Mi adolescencia no fue un camino de rosas, pero disfruté de la amistad, cariño de los chicos y chicas de mi edad; y sin llegar a ser un Casanova,  logré la intimidad de aquellas que me interesaron, lógicamente dentro de las limitaciones de la cultura de la época. En mi adultez, puedo decir que, independiente de la cantidad de años que he tenido, no me arrepiento de nada de lo que he hecho ni de lo que he dejado de hacer. Aunque con bastante dificultad, trepé sobre los inconvenientes de mi condición económica y social,  y,  ya sobre los Cuarenta años logré mi Grado Universitario  y dos postgrados, aunque el último lo recibí a los Sesenta Años, que para mi forma de ver la vida, aun estaba joven.

Luego, entre los Cincuenta y Sesenta años pude hacer voluntariado gratuito, dando Conferencias en diferentes Instituciones sin fines de lucro, tanto de carácter Social como Académico, sobre temas como la Superación Personal y el Crecimiento Espiritual.  Entre los Sesenta  y  Ochenta años, alcancé quizás mi mayor ambición: llevar mi mensaje de amor y solidaridad humana, a la mayor cantidad de personas posible, mediante mi Blog www.unavidafeliz.com, que ha sido visto por más de 2.500.000 Cibernautas en más de Noventa Países.  El corolario de toda esta narración, que quiero destacar, es que en la realización de ninguna de estas actividades, me he sentido realmente viejo, aunque algunas veces un poco cansado,  lo cual me obliga de determinar que el sentimiento de vejez, es solamente un estado mental absolutamente controlable.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: