Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘CONOCIMIENTO’ Category

“ES MEJOR PERRO VIVO QUE LEON MUERTO”

Salomón.

Durante mi niñez, mi padre solía ejemplarizar las cosas que consideraba importantes, mediante metáforas o sencillos versos.  Una de esas enseñanzas que quedó grabada en mi alma y que he repetido cientos de veces, especialmente para audiencia joven,  es aquella que reza: Aun en la situación más lamentable es la vida del hombre siempre amable.”

Es que, personalmente, no he conocido ninguna persona, independiente de su situación económica, social, etaria o de salud, que me haya manifestado su deseo de morir. Por el contrario, he presenciado accidentes desgraciados, largas y penosas enfermedades, e inclusive en mis brazos he protegido personas gravemente heridas por incendios y explosiones, quienes unos murieron en pocas horas y otros quedaron gravemente lesionados e inútiles por vida.

En todos los casos referidos, esas personas, aun bajo grandes dolores y condiciones muy precarias, pedían ayuda porque… querían vivir. No obstante que concibo la muerte como un paso más de nuestra vida y consecuencia del nacimiento, en oportunidades he estado a sus puertas, siempre al igual que esas personas, mi mayor empeño ha sido el de tratar de preservar mi vida, sin considerar mis condiciones de vida futura.

Me atrevo a especular que, si nos estuviera dado consultar a los muertos, en el más alto porcentaje, sino en su totalidad, nos indicarían como su máxima aspiración recuperar su vida, aunque fuese por poco tiempo  e independiente de la condición física del regreso.

Pienso y aseguro que el mayor don,  como herederos de  Dios, es precisamente el poder respirar todos los días, con todo lo que conlleva esa inigualable bendición que es la vida, en su inmensa capacidad de amar, sentir y dar, de que fuimos dotados por Dios.

Ese hecho natural de vivir, conlleva reinar sobre este planeta. A tal fin, como seres espirituales viviendo una experiencia física, disponemos de razón, inteligencia, capacidad, poder, sentidos,  y la posibilidad de actuar con… sabiduría. No hay nada sobre esta tierra que no seamos capaces de poner a nuestro favor y disfrute. Desde la radiante luz del día y los mil sonidos de sus habitantes, hasta la oscuridad de la noche con su ruido de silencio, dentro del contexto de una naturaleza espectacular, desencadenante y magnífica, por virtud de su legado divino, el hombres es amo y señor de su vida y destino.

Nosotros decidimos cómo es que vamos a disfrutar de tantas bendiciones que nos fueron dadas. Nadie fuera de nuestra persona, tiene suficiente fuerza para ingresar a ese reino esencial e interno que vive dentro de nosotros y que nos posibilita disfrutar de lo que se desarrolla en el exterior. Es nuestra capacidad de sentir nuestro poderío sobre lo que existe, la medida con la cual hacemos nuestra vida mejor o peor.

Es nuestra capacidad de amar y  aceptar a nuestros hermanos humanos en su maravillosa diversidad, en ese extraordinario mundo de las cosas sencillas, la dimensión dentro de la cual podemos realizarnos material y espiritualmente. Es la sana curiosidad, el deseo de conocer y aprender, la ternura y el amor por lo que existe, lo que determina nuestro disfrute del extraordinario paisaje geográfico, de sus habitantes y sus peculiaridades.

¿De qué servirían los colores inigualables de las bellas flores; de las curiosas e inquietas aves que surcan el cielo y pueblan los bosques; de la voz de los turpiales y las notas de los sinsontes; del sonido particular del agua y la tranquila voz de las olas; de la risa cantarina de los  niños y la voz trémula pero llena de paz de los ancianos y de la palabra amor, si no hubiera un ser humano para disfrutarlo?

Somos la gran audiencia de Dios, que se manifiesta en el universo, en el infinito y en este mundo natural que puso para nuestro disfrute y servicio, para que todos, junto con Él hiciéramos una unidad.

Luego de este análisis cabe reflexionar: ¿Cómo puede alguien despreciar tanta riqueza física y espiritual, y no ser o dejar de ser feliz? ¿No es acaso nuestra vida física, la materia prima para esa obra de plastilina que es nuestro fugaz, pero interesantísimo, paso por esta vida?  ¿Cómo puede alguien hablar de desventura o asegurar que tiene mala suerte, si todo lo que existe lo es a su servicio? ¿Cómo puede alguien renegar de su vida?

Pienso que el asunto reside en la ausencia de reflexión. Por eso  en este maravilloso día, que para mí es  una vida más, sugiero a mis consecuentes lectores, meditar sobre este tema. Al final, lo peor que puede pasar es sentirse más feliz que antes de la reflexión.

 

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: