Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘NI DE DECISIÒN’ Category

“Como obra de arte, sólo yo decido si soy estupenda o un… adefesio.”

Como ser humano soy el material ideal sobre el cual recrear  una obra de arte, porque como entidad físico-espiritual cuento en mi propia persona con todos los elementos necesarios. De alguna manera, puedo ser una roca sobre la cual esculpir una estatua; un lienzo sobre el cual plasmar una obra pictórica; pero también tengo en el alma una lira, donde tañen notas, surgen frases y metáforas, suficientes para escribir las más hermosas sonatas y las historias más bellas, sobre un mundo y una vida que también… son míos.

Yo decido mi propia obra y sobre ella trabajo desde que tengo uso de razón; puedo iniciarla, suspenderla, retomarla o, simplemente, quedarme como materia prima, dejando que los acontecimientos hagan de mí lo que les de la gana.

Este mundo es mi casa grande donde puedo vivir a mis anchas, dependiendo de los matices que quiera darle. El medio ambiente, que es mi espacio vital, me regala todo lo necesario para vivir; mi gigantesca familia humana se convierte en mi mayor motivación, y el amor que inunda mi ser abre mi espacio infinito, donde Dios guía permanentemente mis pasos.

Mi naturaleza es bondadosa y mi inclinación vocacional hacia el bien. Dispongo de la mayor capacidad de adaptación, de acción y reacción frente a cualquier fenómeno o evento, y la fuerza de mi amor no tiene límites. Tengo el poder de transformar el medio geográfico dividiendo los mares, horadando montañas, secando lagos y construyendo islas. Puedo vencer cualquier enfermedad, soportar cualquier tempestad y… volar físicamente como los pájaros, y con mi mente traspasar el tiempo y el espacio.

Fabrico la felicidad o… la tristeza según mi estado de ánimo. Concibo la belleza o la fealdad, según mis personales parámetros. Los colores conque pinto mi vida, los emotivos olores y las notas musicales que me hacen presentir al ser amado; los sabores más exquisitos y la tersura de la piel, que son el introito al placer sensual, no son más que producto de mis sentidos; yo lo decido, doy la orden y yo mismo la satisfago sin requerir de nadie más que de mí mismo: soy un milagro andante, el milagro de… Dios.

Nada ni nadie puede evitar que sueñe, y lo que es más importante, que transforme mis sueños en realidad; que confíe en mi propio potencial humano, que presienta lo mejor de la vida y que logre mi realización material y espiritual; porque como hechura máxima de Dios, soy yo mismo quien esculpo esa obra de arte sobre mi propio ser.

Así, puedo ser roca o… plastilina y en ellas puedo reflejar el amor o el dolor. Puedo ser el hermoso e inigualable paisaje de la vida buena o el borrascoso grabado de la desesperación o la tristeza. Mi obra puede representar la ternura o la ira, el dolor o la alegría, la resignación o el entusiasmo, el fracaso o la esperanza. Puedo diseñar mi  cielo o mi propio infierno. Todo yo lo decido y nadie puede interponerse en mis deseos, que nacen y se desarrollan en lo más recóndito de mi alma, cual mantengo en permanente contacto con mi Padre Celestial.

Si hago de mi vida una obra de arte estupenda o un adefesio, no es algo de lo que pueda responsabilizar a nadie más que a mí mismo. Es una opción abierta hasta el último segundo de mi existencia. Dispongo de todos los materiales, la creatividad y la fuerza para construirla. Pero, por si fuera poco, Dios estará conmigo en el camino de lograrlo.

Manos a la obra, todos los tiempos son buenos para comenzar o… recomenzar.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: