Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘TENDENCIAS PERVERSAS’ Category

CUANDO EL AMOR SISTITUYE AL DINERO

amor-dinero-fdg

Seguramente muchos lectores no estarán de acuerdo con lo que aquí escribo, y hasta pudiera ser que me odien por ello. En verdad, no me afecta ya que, por una parte alguien debe decir estas cosas, y por la otra ese es el riesgo de quienes escribimos para el gran público  y no para una élite de intelectuales.

 Anoche, mirando la televisión, accidentalmente accedí a un canal donde un hombre sangraba copiosamente de su cara y sus ojos estaban hinchados, mientras su contendiente  golpeaba con saña ese rostro destrozado, para el disfrute de un público que gritaba emocionado, de la misma forma como lo hacían los romanos, frente al horror y el retumbo de los lamentos y muerte de cristianos, esclavos o gladiadores perderos, cuando  eran desgarrados y devorados por los leones. Pareciera que no hemos avanzado mucho en nuestro crecimiento espiritual, en los dos últimos Milenios.

No obstante que apagué el televisor quedé realmente afectado, reflexionando sobre el que no entiendo que en pleno Siglo XXI, se continúe una práctica tan cruel donde un ser humano hace daño a otro en su cuerpo, disfrutando tanto el agresor como los espectadores, del sufrimiento del herido que siente dolor  y se desangra, en ese acto brutal digno de bestias  y no de seres humanos.

La primera pregunta que vino a mi mente fue ¿A dónde se fue el amor, como valor esencial que supuestamente nos une a los humanos? ¿Qué pasó con la compasión que nos hace diferentes de los animales irracionales? Y bajo la consideración cierta de que, una persona propinaba  con satisfacción heridas a su hermano humano, sin considerar las consecuencias, el dolor y la sangre derramada, únicamente porque de tal  manera ganaría dinero, me hizo sentír aun más mal; no es fácil entender que, en algunas actitudes y actuaciones, ciertamente no  hemos avanzado suficiente en busca de esa sociedad que todos ambicionamos, donde el amor, la compasión, la caridad, la solidaridad humana  y la paz, rijan nuestro destino.

Aún más adolorido me sentí al considerar que esta sociedad alienada que estamos viviendo, considere un deporte el que dos seres humanos conscientemente se hagan daño, peor que si fueran fieras, porque estas últimas normalmente no se agreden, y cuando lo hacen, lo es por su originalidad, irracionalidad y ausencia de conciencia, para defender su vida o proteger su territorio, porque no conocen otro medio o regla para lograrlo.

Nuestro fundamento de vida en sociedad, no puede ser otro que el amor, la compasión, la caridad y la solidaridad entre nosotros,  cual es esa condición especial que heredamos de Dios: LA INTELIGENCIA, que nos hace sentirnos como hermanos humanos y consecuencialmente en la necesidad de ayudarnos, socorrernos y perdonarnos.

Creo que el origen del mayor de los  males actuales de una gran parte de la sociedad actual, se fundamenta en que el elemento DINERO  –que es sólo un medio para adquirir bienes y servicios-  se ha convertido en UN VALOR DE PRIMERA CATEGORÍA, y como consecuencia, para lograr dinero ya no tiene importancia cuánto daño se produzca  a la sociedad, a un grupo o  al medio ambiente; cuanto se haga sufrir a otra persona o sus consecuencias para nosotros mismos.  Dolorosamente hoy, Lo importante es ganar DINERO, sin importar cual sea su origen.

 Si a usted le interesa este tipo de lectura, el Autor le obsequia su libro UNA VIDA FELIZ (2005), haciendo click en el site que se indica:
//unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf>

 

Anuncios

Read Full Post »

NO A LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

violencia-contra-la-mujer

Cuando  medito sobre el que mi madre y mi única hermanita, hoy desaparecidas,  a quienes durante su vida  amé;  mi esposa a quien hoy continúo amando  intensamente son mujeres, siento ira y decepción por vivir en un mundo donde, no obstante que hemos ido a la luna  y más alla, aún esta sociedad enferma sigue actuando con las mujeres como miles de años atrás, cuando vivíamos en las cavernas.

 En mis más de siete décadas de vida he visto avanzar más de mil años el transporte, los negocios, las finanzas, las comunicaciones, la  educación, la familia, la relación de pareja, la geopolítica y… las armas; pero el cambio en la actitud machista –que es el eslabón perdido entre el hombre y el mono,  tanto el  común, como  los ilustrados, el Estado, la Justicia y la fuerza de las Organizaciones Multilaterales, en cuanto a salvaguardar el derecho de la mujer –por su condición de tal- a  una existencia digna y segura; libre de violencia de cualquier género, ya fuere sexual, psicológica y física, cuidando la respetabilidad e igualdad de género en todos los ámbitos de la vida en sociedad, incluidos los cargos en las Empresas y en los Gobiernos o Instituciones Multilaterales;  y la misma Iglesia Católica, que no les permite ejercer el Sacerdocio, como recientemente lo manifestó el Papa  Francisco,  ha sido simplemente… un fracaso, por no decir otra cosa.

¡Dios!… y pensar que la mujer crea  hombres, los amamanta y enseña a caminar; que sin ella no podrían cumplir con la parte ética natural de mantener la especie sobre esta Pacha Mama; luego, cuando crecen, sin su amor no podrían lograr ninguna realización valiosa y permanente; pero tampoco valdría la pena transitar el camino de esta vida sin su amor, que le da sentido, porque es ternura,  pasión, comprensión, aceptación, solidaridad, lealtad, y a veces hasta… resignación.

Cuando somos adultos, esos seres maravillosos que son las mujeres se hacen nuestras amigas,  novias, esposas, madres de nuestros hijos; y cuando los años nos demuestran nuestras muchas debilidades, en época que ya los hijos no están, ellas son las compañeras de viaje largo que nos acompañan hasta el final, independiente de nuestra capacidad sexual, de salud o económica. En esos años, independiente de la raza o posición social, sólo ellas pueden hacérnoslos realmente “dorados”, porque, de alguna manera, cuando tenemos una avanzada edad, ellas vuelven a hacer por nosotros lo mismo que hicieron por nuestros hijos: hacernos sonreír, tomarnos de la mano  y… ayudarnos a cruzar la calle.

Bendito sea Dios que nunca, de ninguna manera,  he violentado a ninguna mujer; quizás, porque en todas, en mi niñez,  sentí en ellas a mi madre y mi hermanita; luego cuando adolescente tuve tantas y buenas amigas en la escuela, que hicieron esa época activa y edificante; después, en mi primera juventud, en  la Universidad, todas mis amigas, casadas y solteras,  eran mayores que yo, pero me amaron como amigo y allí aprendí que es verdad que las mujeres, a diferencia de las mayoría de los hombres,  saben amar sin tener que… ir a la cama. En mi segunda juventud –que aún a los 75 años disfruto- una mujer maravillosa,  después de más de cuarenta y siete años de matrimonio, desde el mismo día que la conocí hasta hoy,  ha hecho mi vida muy feliz, y no porque yo sea un dechado de virtudes, sino porque creo que ha evaluado  mi incondicional y voluntario acatamiento a su individualidad, así como mi convencimiento de que no puede existir una relación de pareja, con carácter de permanencia, cuya base de amor no sea el respeto y la libertad de amar cuando y como uno sabe hacerlo, así como  la mutua e indeclinable solidaridad y lealtad integral. Por eso, por todo eso, lucho y lucharé siempre por la igualdad de género de la mujer. Quizás por qué no tengo ningún temor sino gran orgullo, de que ellas sean, en mucho, mejores que nosotros los hombres.

Estoy seguro, sin ninguna duda, que el mundo cambió para bien aceleradamente desde los años sesenta del Siglo pasado, cuando la mujer decidió incorporarse de verdad y con todos los hierros, a los retos que la vida ofrecía a sus habitantes, dispuesta a demostrar que para la intelectualidad, trabajo y cuidado del mundo, no existe diferencia de género, sino limitación inducida de oportunidades que, venturosamente, para bien de la humanidad, todos los días serán  menores.

Si te interesa este tipo de lectura recibe como obsequio del Autor su Libro UNA VIDA FELIZ, haciendo click en: //unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf>

Read Full Post »

“Si existe un futuro, corresponderá a mi actitud de hoy.”

EULALIO TOLEDO TOVAR (1964)

EULALIO TOLEDO TOVAR (1964)

En tiempos difíciles, especialmente el actual, cuando las estructuras económicas, y especialmente financieras, parecieran indicarnos que el modelo, que por siglos hemos manejado, ya no funciona como factor para producirnos la mayor felicidad; procede meditar con toda cautela y sinceridad, porqué y cómo hemos llegado hasta aquí y a hasta donde llegaríamos de continuar esta carrera desesperada por alcanzar riquezas materiales, que de poco sirven cuando se anteponen al interés colectivo y violenta valores humanos esenciales.

En ese proceso de meditación obligada, con miras a asimilar los acontecimientos, repensarnos y a ser posible redimensionarnos, debemos cuidar de dos enemigos, que, como la tensión arterial en el organismo, son silenciosos pero letales.

El primero es la nostalgia, que al devolver nuestra mente a un pasado enfermizamente magnificado, distorsiona la realidad haciéndonos aún más difícil digerir el presente y prepararnos a enfrentar un futuro que será diferente, pero no por eso debe ser peor.

El segundo, el temor, que al ser una creación maléfica de nuestra mente, por cuanto también, al desvirtuar con su carga negativa las situaciones vivenciales, reduce nuestra capacidad de actuación, al magnificar las posibles consecuencias negativas en nuestro espíritu, que pudiera hacernos perder la perspectiva de la realidad.

Pues bien, desde que se tiene conciencia de la existencia del hombre sobre el planeta, de alguna manera, los humanos hemos convivido con esos dos enemigos, y hemos aprendido que podemos vencerlos. Si, claro que podemos vencerlos. Porque no nos llegan de fuera de nosotros mismos, sino que son creados por nuestra mente; responden a una inexplicable necesidad de hacer la realidad… irreal; de la falta de fe, de confianza en nuestra propia capacidad y el poder que nos da nuestro origen… divino.

La nostalgia se combate con el convencimiento en que el día de hoy es mejor que el pasado, porque únicamente el poder vivirlo ya es un privilegio, pero además, nosotros podemos hacerlo… muchísimo mejor.

El temor lo vence… el valor, que no es otra cosa que superar esa tendencia perversa al pesimismo, materializada en la seguridad de que podemos superar cualquier acontecimiento.

Pienso que la diferencia entre quienes son afectados por esos dos males y quienes no lo son, resulta del hecho de que los primeros viven presos de la nostalgia de lo que pasó o pudo ser, y tienen aprensiones respecto de su capacidad para afrontar y vencer cualquier dificultad que pudiere presentarse en su vida diaria.

Por su parte los segundos, combaten la nostalgia con el convencimiento de que hoy es mejor y… lo disfrutan; pero además están conscientes de que si están con Dios, sin duda nadie puede contra ellos.

En resumen, se trata de disfrutar lo bello de la realidad, frente a la frustración por lo que pudo ser y no fue; de la fe y el optimismo, frente a la incertidumbre de los efectos negativos que pudieran sobrevenirnos como consecuencia de nuestra cotidianidad.

Por cierto, son las 12:40 de la madrugada y acabo de oír un discurso corto, profundo, concreto, concienzudo, conciliador, profundamente humano y lleno de futuro de un hombre muy optimista, que demostró no ser timorato ni nostálgico, quien acaba de escribir, quizás, la página más grande de la historia de su País en este Siglo: el Sr. Barack Obama, nuevo Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: