Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘SUSAN BOYLE’ Category

SUSAN BOYLEEn la televisión británica, millones de personas pudimos admirar un símbolo viviente de un milagro moderno: Susan Boyle, la aparentemente tímida y sencilla mujer escocesa de 48 años, que dejó estupefactos a los jurados del programa de televisión ‘Britain’s Got Talent’, erizó pieles y robó lágrimas espontáneas, mientras conquistaba el corazón del mundo, con su bellísima, tierna y extraordinaria voz, al cantar un tema del musical ‘Los Miserables’, dreamed a dream,

Para mí no sólo fue portentoso, refrescante, edificante, sino que me produjo esta reflexión: ¿Acaso fue sólo su voz lo que impactó al público? Porque su presencia no pudo serlo, ¿O…sí lo fue?

Personalmente creo que fueron las dos cosas: la primera, su voz privilegiada, sublime, impactante, extraordinaria, casi celestial. Pero es que su presencia, que segundos antes hizo reír y generó burlas en un público etiquetado y marcado por modelos impuestos, tuvo algo extraordinario que simbolizó la supremacía del arte como manifestación espiritual, penetrando como una espada en el alma de los asistentes y sacando a flote, valores más importantes que la presencia física.

De alguna manera, fue una lucha entre lo permanente –el arte, el valor, la fe, la confianza y… los sueños; frente a lo temporal: la belleza física, etiquetada y modelada, conforme interesa a los anunciantes y al mercado de consumo.

El éxito de Susan Boyle es el éxito de buena parte del mundo; especialmente de quienes creemos en valores humanos, más trascendentes y permanentes que una cara bien maquillada, unos implantes mamarios o unas medidas 90-60-90.

Hoy, para más de 6 millones de cibernautas que acceden a Facebook y You Tube, Susan Boyle es algo más que una bella voz; creo que representa lo que se puede ser y hacer si se tiene valor, perseverancia, fe y diligencia para materializar… los sueños.

Susan Boyle ha demostrado que es más importante el talento, la decisión -y el arrojo cuando es necesario- que la presencia física, engreída y vanidosa, porque lo primero es un valor real y permanente, mientras que lo segundo corresponde a la vanidad y lo temporal.

Este evento extraordinario, especialmente las sonrisas burlonas de los jurados y las carcajadas de los asistentes, que en segundos se transformaron en admiración y aplausos, nos señalan cuan fuerte es nuestra espiritualidad, que siempre se impondrá por encima de la materialidad; porque en el fondo, muy dentro de nosotros mismos, seguimos siendo buenos, nobles y puros. Esa es la esencia de nuestra existencia que se origina en Dios, quien todos los días nos demuestra que podemos soñar, porque siempre estará, a nuestro lado, para ayudarnos a lograrlo.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: