Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘AUTODISCIPLINA’

sentido de pertenencia

Resumir lo elemental, a veces es más difícil que  acotar lo complejo. El sentido de pertenencia, responde a factores internos que se complementan y traducen en actitudes externas. Es que, como seres gregarios no sabemos realizarnos aislados y para nuestra plenitud, requerimos sentirnos que formando parte de algo importante  y… vinculante; nuestros sentidos están, de alguna manera y salvo raras excepciones, orientados a su satisfacción, en presencia de eventos de la interacción con el grupo social. Así, dentro de lo elemental pero trascendente, requerimos sentirnos parte de una familia, comunidad o sociedad; llámese  esta asociación, fraternidad, escuela, lugar de trabajo, colegio profesional, equipo deportivo, de voluntariado, club o… religión.

El apreciarnos individuales y diferentes, no es suficiente para sentirnos realizados material  y espiritualmente. Y es que no sabemos vivir en silencio, sino que requerimos dialogar, cambiar impresiones, exteriorizar nuestros sentimientos de alegría, tristeza, dolor o frustraciòn; comentar la felicidad, la belleza, el éxito y hasta la enfermedad, porque nos descarga emociones, reduce el estrés y… nos equilibra. De allí la necesidad de no sentirnos solos frente a un mundo expectante y gigantesco, donde con razón, nos sentimos demasiado  vulnerables. Esa soledad interna e inconfesable, es  lo que nos orienta a involucrarnos en  algo que supere nuestra propia y  natural individualidad. Para vencer ese temor de soledad, es que sentimos la urgencia de pertenecer a algún órgano del grupo social, y activarnos como  una familia, una escuela, un equipo deportivo, un trabajo, o alguna actividad que al interaccionar nos hace útiles  y nos permite desarrollar nuestras potencialidades. Es ese sentido de pertenencia lo que nos crea la propensión  la sana competencia, la tendencia a la eficiencia, al mejoramiento, convirtiéndose en fuente  para hacer las amistades y  el solidificar el compañerismo; siendo que, el materializar estos sentimientos, promueve el compartir, que es un sentimiento especial de unificación que hace más fuerte la organización social. El sentido de pertenencia es una necesidad fundamental en los seres humanos, porque combate el aislamiento y promueve la generosidad y sensibilidad entre los miembros del grupo.

Aún en los sectores más problemáticos  de la sociedad, los cohesiona el sentido de pertenencia, como es el caso de las llamadas “maras”, donde la falta de obtenerlo en otra parte, especialmente los jóvenes, realizan actos que ponen en riesgo su vida, únicamente  para  pertenece a esa “familia” y escapar de su agobiante y atemorizante…  soledad personal.

Si te interesa este tipo de lectura recibe como obsequio del Autor su Libro UNA VIDA FELIZ, haciendo click en:

//unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf>

Anuncios

Read Full Post »

aamistad¿Qué son el tiempo y el espacio más que meras operaciones mentales? Como consecuencia, únicamente pueden incidir en nuestra existencia en la misma medida y como nosotros íntimamente los aceptemos. Siento que los sentimientos más hermosos de nuestra intelectualidad, como el amor y la amistad, trascienden el tiempo y el espacio. El primero, como el más acabado y profundo sentimiento que puede experimentar un ser humano normal, no puede ser afectado por ninguno de estos factores. Uno ama con intensidad por hoy, mañana y… siempre; pero también lo hace en cualquier espacio en que se encuentre, precisamente porque este sentimiento, cuando es verdadero,  permanece o sobrepasa en el tiempo en cualquier circunstancia de nuestra vida. En cuanto al espacio donde se experimenta no existe ningún anclaje especial, porque amamos aquí, allá y… más allá. El otro, la amistad, es simplemente un evento extraordinario que marca nuestra vida por siempre. La amistad, que en muchas ocasiones es el preludio del amor íntimo entre dos personas, es un fenómeno humano extraordinario, casi… milagroso. De  alguna manera, cuando lo consideramos trascendente, podemos decir que se convierte en la única familia que nosotros escogemos; porque la consanguínea nos llega por la sangre, es decir… obligatoriamente. Nuestros padres, hermanos y/o cualquier otro familiar consanguíneo, deviene de lo genético que nos llega sin solicitarlo; simplemente es un hecho natural que lo normal sería que nos produjera un sentimiento de amor y solidaridad. Pero, la amistad es una escogencia absolutamente volitiva; no nos llega por nuestra naturaleza originaria o nuestra condición gregaria que nos orienta a vivir en grupos para prosperar, sino que es una escogencia que hacemos de algunos de nuestros congéneres, a los cuales amarramos a nuestra alma con ese sentimiento puro que no tiene otro intereses que no sean el compartir, ayuda mutua, solidaridad, como parte de nuestro sentir,  y algunas veces hasta de nuestra vida. Con los amigos perdemos uno de los mecanismos originarios de defensa para sobrevivir físicamente, como es el egoísmo. El sentimiento de cercanía, de comunidad de sentimientos en esta relación, al menos cundo es sincera, siempre que la otra persona comparta nuestra filosofía personal sobre la vida y las cosas, se hace similar al amor conyugal: siempre va in crescendo y llega a hacerse tan fuerte que el tiempo, el espacio y la distancia no afectan su solidez sentimental y afectiva.

Si te interesa este tipo de lectura recibe como obsequio del Autor su Libro UNA VIDA FELIZ, haciendo click en:

//unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf>

Read Full Post »

un camino ii

Aunque la noche fuese oscura y borrascosa;  los rayos azotaren la tierra derribando los árboles;  el camino empinado, pedregoso y resbaladizo, siempre existirá un  camino, y sobre él… el hombre: ese ser maravilloso, creado por Dios a su imagen  semejanza y… con mucho de su propio poder.  No importa si las condiciones son adversas, los hombres tenemos reservas físicas  y espirituales para superar cualquier escollo, que a veces, en estado de hibernación dentro de nosotros, surgen con fuerza en los momentos más difíciles. Por eso, jamás debemos perder la esperanza, porque no fuimos diseñados para ser perdedores, sino ganadores. Nuestro fuero interno es un hervidero de vida, energía, ideas, recursos y valor, cuales son la  herencia divina que vino con nosotros a este mundo cuando nacimos, nos acompañará siempre, y quizás, también luego de finalizar nuestro largo camino.

Somos la especie más inteligente, fuerte, adaptable y noble que puebla la tierra; por tanto, con nuestra fe, voluntad, trabajo y diligencia, podemos modificar y atravesar montañas, desviar, represar los ríos y dividir los mares; siempre en pro de nuestro desarrollo positivo. Si esto es así, y de hecho lo es… ¿Por qué turbarse o desesperarse? ¿Por qué permitir el estrés por situaciones o circunstancias que denominamos problemas y no son más que asuntos por resolver? ¿A qué  temer si el mundo es nuestro? Hoy reinamos sobre él como se nos parece y siempre ha sido así. Es que, como seres gregarios,  no requerimos herramientas ni armas especiales para sobrevivir; basta con la inteligencia y la palabra, que unidas a la integridad, el valor, el amor  y la fe, como acertadamente lo sentenciara Jesús de Nazaret, podemos transformar el mundo.

Siento que hoy, más que nunca, debemos reflexionar sobre lo expuesto. Somos seres benditos por Dios en todo, además de los factores existenciales ya mencionados, fuimos dotados de un sistema inmunológico especial, que únicamente requiere pensamiento positivo, buena alimentación y amor a nuestros semejantes, para mantenernos sanos convirtiéndose en escudo frente a cualquier enfermedad. Quizás por ello, hace centurias un filósofo griego escribió acertadamente: “Primero enferma el alma y luego el cuerpo.”

Finalmente, luego de más de siete décadas observando en medio mundo la actuación de mis hermanos humanos, con sus obras, aciertos, virtudes  y errores, no tengo duda que somos hechura perfecta de Dios y sólo requerimos comprenderlo para vivir  una vida sin sobresaltos, temores y  feliz.

Si le interesa este tipo de lectura reciba como obsequio  del Autor su Libro UNA VIDA FELIZ, haciendo click en: //unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf>

Read Full Post »

vida sencillaComo todos mis días, el de hoy fue un día bello, porque estoy vivo, tengo una familia maravillosa, múltiples amigos que amo y muchas cosas que hacer, por lo que al sentirme activo y útil a mis semejantes me induce a escribir estas reflexiones para los visitantes de esta página web. Muy temprano tomé la Biblia y al azar leí a Mateo cuando dice: “Así que, todo lo que queráis que los hombres hagan por vosotros, así también haced por ellos” (Mateo 7:12). Tan edificante admonición afianzó mi ruego a Dios porque todos los días, pueda hacer algo por alguien, especialmente una palabra que le haga entender que la vida es elemental y bella, y por tanto, menos difícil de vivirla para cada quien; por lo cual debemos disfrutarla intensamente, porque existen más bendiciones que lo que consideramos problemas, pero que no son más que asuntos por resolver y Dios siempre está aquí para ayudarnos. Es que todos los días estoy más convencido de que los humanos, una vida que nos es dada elemental, tendemos a complicarla.

Al regresar a mi casa releí al Rabino HAROLD KUSHNER, en unos párrafos de su espectacular libro “When All you’ve Wanted Isn’t Enough” (Pag. 145) , cuando escribe:

“…Acerca de que se trata la vida? No es acerca de escribir grandes libros, amasar una gran fortuna, alcanzar el poder. Es acerca del amar y ser amado. Es acerca de disfrutar su comida y sentarse al sol, en vez de almorzar corriendo y regresar apuradamente de la oficina. Es para saborear los momentos que no perduran, los atardeceres, las hojas que cambian de color en el otoño, los escasos momentos de comunicación real. Es acerca de saborearlos en vez de perderlos porque estamos tan ocupados, y no van a esperarnos hasta que tengamos tiempo para ellos.”

Profunda reflexión de H. Kushner, que ojalá sea meditada por quienes lean este artículo, porque sin duda alguna, las cosas más hermosas y valiosas de nuestra vida cotidiana, son esas que de forma coloquial pero brillante nos expresó el autor ya citado, las cuales por cierto no son nada difícil de materializar. Pienso que si digerimos correctamente esta lectura, seguramente nuestra vida será todos los días, menos difícil y estresante. Siendo que además contribuirá a hacer la vida más grata y tranquila a esas personas que conviven con nosotros y que tanto amamos.

Si le interesa este tipo de lectura reciba como obsequio  del Autor su Libro UNA VIDA FELIZ, haciendo click en: //unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf>

Read Full Post »

 Me permito transcribir parte de la historia de un extraordinario médico japonés, por que me identifico con su pensamiento y creo en la verdad de sus consejos, verifiqué las fuentes de este contenido y lo considero didáctico para cualquier lector:
Dr. Amaurí Castillo Rincón- MsC Editor: http://www.unavidafeliz.com
dr-shigeaki-hinohara_blue-shirt

El Dr. Shigeaki Hinohara, oriundo de Japón, cumplió 101 años en el 2013. Shigeaki Hinohara es uno de los doctores y educadores con más años de servicio. Su labor es legendaria, ya que desde el año 1941, Hinohara se ha dedicado a tratar pacientes en el Hospital Internacional St. Luke’s, en Tokio, y enseñar en la facultad de enfermería de St. Luke’s.

Desde que cumplió 75 años, este reconocido profesional ha publicado 15 libros, incluyendo uno llamado “Viviendo mucho, viviendo bien”, que ha vendido más de 1.2 millones de copias en todo el mundo. Como fundador del Nuevo Movimiento de La Tercera Edad, Hinohara alienta a todas las personas a vivir vidas largas y felices, algo en lo que el parece ser experto.

Las claves del Dr. Shigeaki Hinohara para una vida larga y plena:

La energía proviene de la sensación de bienestar. No de la buena alimentación o el descanso: todos recordamos como cuando éramos niños, y nos estábamos divirtiendo, con frecuencia nos olvidábamos de comer o dormir. Creo que siendo adultos podemos mantener la misma actitud. Es mejor no saturar al cuerpo con demasiadas reglas y horarios.

 • Las personas más longevas, sin importar la nacionalidad, la raza o el género, comparten una cosa en común: ninguno de ellos tiene sobrepeso. Para el desayuno bebo una taza de café, un vaso de leche y jugo de naranja con una cucharada de aceite de oliva, ya que este producto es excelente para la salud de las arterias y la piel. En el almuerzo tomo un vaso de leche con algunas galletitas, o nada si no tengo tiempo para comer. Nunca tengo hambre porque me concentro en el trabajo. La cena consiste de vegetales, un poco de pescado o arroz y, dos veces por semana, 100 gr de carne magra.

 • Siempre planifica con anticipación: mi agenda ya está completa hasta el 2014, con conferencias y mis tareas habituales en el hospital. Sin embargo, en el 2016 me voy a divertir un poco, ya que planeo concurrir a las Olimpiadas de Tokio.

 • No hay necesidad de jubilarse, pero si tenemos que hacerlo, debería ser mucho después de los 65 años: la jubilación a los 65 años fue establecida medio siglo atrás, cuando la esperanza de vida promedio en Japón era de 68 años, y solo 125 japonenses superaban los 100 años de edad. En la actualidad, las mujeres japonesas viven cerca de 86 años, y los hombres 80. Además, en nuestro país  tenemos más de 36.000 centenarios, lo cual significa que en 20 años podríamos tener cerca de 50.000 personas mayores de 100 años.

 • Comparte tu conocimiento: yo doy más de 150 conferencias por año, algunas van dirigidas a grupos de 100 niños de primaria, y otras a grupos de 4.500 empresarios. Por lo general, doy charlas de 60 a 90 minutos, en las cuales permanezco de pie para mantenerme fuerte.

 • Cuando un doctor te recomienda realizar cierto examen o cirugía, pregúntate si esa persona le sugeriría el mismo procedimiento a su pareja o a sus hijos: a diferencia de la creencia popular, los doctores no pueden curar a todo el mundo. Por eso, ¿por qué someter el cuerpo a dolores innecesarios mediante una cirugía? En mi opinión, la música y la terapia animal pueden lograr cosas que los doctores ni siquiera imaginan.

 • Para mantenerte saludable, siempre elige las escaleras y lleva tus propias pertenencias: para mantenerme saludable, siempre elijo las escaleras.

• Mi inspiración es el poema “Abt Vogler” de Robert Browning. Mi padre solía leérmelo cuando era pequeño. El poema nos inspira a realizar grandes obras de arte, no pequeños garabatos. Sus palabras nos invitan a dibujar un círculo tan grande que será imposible de terminar mientras estamos vivos. Todo lo que vemos es un arco, el resto se encuentra fuera del alcance de nuestra visión pero sigue allí, en la distancia.

 • El dolor es misterioso y la diversión es la mejor forma de olvidarlo: si comienzas a jugar con un niño que sufre de dolor de muelas, este se olvidará del dolor inmediatamente. Los hospitales deben responder a las necesidades básicas de los pacientes, y una de ellas es la diversión. En el hospital St. Luke’s contamos con terapias con música y animales y talleres de arte.

 • No te desesperes por acumular bienes materiales: recuerda que cuando te llegue la hora, no podrás llevártelos contigo.

 • Los hospitales deben estar diseñados y preparados para enfrentar las más serias catástrofes, y deben aceptar a cada paciente que aparece en la puerta. El Hospital St. Luke’s está diseñado de manera que pueda funcionar en cualquier parte, como el sótano, los pasillos o la capilla. Muchas personas creían que estaba loco al prepararme para una catástrofe. Sin embargo, por desgracia, el 20 de marzo de 1995 el destino me dio la razón cuando miembros del culto Aum Shinrikyu hicieron un ataque terrorista en el subterráneo de Tokio. Ese día atendimos a 740 víctimas, y en dos horas logramos descubrir que habían sido atacadas con gas sarín. Tristemente, perdimos la vida de una persona pero salvamos a las otras 739.

 • La Ciencia sola no puede curar o ayudar a las personas: la ciencia considera a las personas en masa, pero la enfermedad es individual. Cada persona es única, y las enfermedades están conectadas a sus corazones. Para conocer la enfermedad y ayudar a las personas, necesitamos artes liberales y visuales, no solo medicinales.

 • La vida está llena de incidentes: el 31 de marzo de 1970, cuando tenía 59 años, embarqué en el Yodogo, un vuelo de Tokio a Fukuoka. Era una hermosa mañana soleada y, cuando se empezaba a divisar el Monte Fuji, el avión fue secuestrado por un grupo del Ejército Rojo Japonés. Los siguientes 4 días los pasé esposado a mi asiento, bajo una temperatura de 40 grados. Decidí ver la situación como un experimento y me sorprendí al ver como mi cuerpo logro mantenerse calmo durante la crisis.

 • Encuentra un modelo y proponte lograr más de lo que el o ella ha logrado: mi padre viajó a Estados Unidos en el año 1900 para estudiar en la Universidad Duke, en Carolina del Norte. Él fue un pionero y uno de mis héroes.

 •  Vivir muchos años es maravilloso: hasta los 60 años, es fácil trabajar para nuestra familia y alcanzar nuestros objetivos. Sin embargo, en los años posteriores, deberíamos proponernos el objetivo de contribuir a la sociedad. Desde que tengo 65 años he servido como voluntario, y esta edad, aun dedico 18 horas, siete días a la semana a esa tarea y disfruto cada minuto.

Obsequio del Autor de su Libro UNA VIDA FELIZ por haber alcanzado 2.000.000 de visitas,hacer click en//unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf>

Read Full Post »

 BOULDER CO0., III

Cuando visito Boulder, Co., una Ciudad pequeña, donde el 80% de sus pobladores son profesores y estudiantes, con árboles y jardines; calles y  avenidas con canales para los ciclistas;  parques cuidadosamente limpios, y habitantes amables,  siento una admiración y un cariño especial por esta gente, entre los cuales se cuentan dos hijos y dos nietas. Pero igualmente me hacen evaluar cuánto nos falta avanzar en Venezuela como ciudadanos para alcanzar estos niveles de orden; porque no es otra cosa que orden, vinculado a  disciplina y amor por esas Ciudades que son nuestras:  de todos los venezolanos y quienes con nosotros conviven.

Nuestro clima es menos problemático para la vida todo el año; nuestra flora es  hermosa y anti-cambios  climáticos, que ya desearían la mayoría de otros paises disponer de  siquiera parte de ella; y eso me entristece, porque mi Venezuela tiene todos los climas, en diferentes regiones, todo el año. Nuestros Araguaneyes, Apamates, Bugambilias, Cayenas y Paraísos de diferentes colores, hacen del paisaje nacional,  un espectacular cuadro de arte de múltiples colores.  Desventuradamente, parece que la mayoría de mis conciudadanos jamás han pensado en esa belleza que nos rodea y no hacen  nada por cuidarla; los conductores de vehículos parecieran no considerar el derecho de los ciclistas y peatones; los transeúntes a pie o en automóvil, desestiman los recipientes para poner la basura y la tiran directamente en la calle o las aceras, olvidando que ESA ES SU CIUDAD. Aquí en Boulder se respira un aire de seguridad personal, por lo que  no tengo temor a que me asalten en la calle, en un restaurant o en la casa; tampoco me atemorizo  cuando paseo en la noche, en presencia de  una patrulla de la policía, porque ni siquiera tienen autoridad para pedirme mis documentos, por lo cual  sé que su única función es la de vigilar que se  mantenga el orden y proteger los  bienes y las personas.

Sin embargo debo observar: primero, que la diferencia entre ellos y nosotros es solamente UNA ACTITUD; y en segundo lugar, que aún así, con todo su desorden y problemas, AMO ENTRAÑABLEMENTE A VENEZUELA. Pareciera un sentimiento enfermizo, pero no lo es; lo que sucede es que el amor suele ser, a veces, incomprensible e indefinible; siento  que así es mi amor,  y, como todo enamorado, creo que no tengo remedio, porque sigo amando  más que nunca a Venezuela.

Obsequio del Autor de su Libro UNA VIDA FELIZ por haber alcanzado 2.000.000 de visitas,hacer click en//unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf>

Read Full Post »

hombre-pensando-iii.jpgEn la entrega anterior nos quejábamos de esa sociedad desarrollista en que vivimos, a la cual hemos permitido que nos condicione en esa supuesta necesidad de acumular bienes materiales, que en el fondo no es más que el efecto de esos otros sentimientos que no trajimos con nosotros en nuestro advenimiento a este planeta, sino que aquí aprendimos y que nos producen sensaciones de inseguridad y desesperanza que pretendemos controlar con la errada convicción de que, disponiendo de mayor cantidad de riqueza o poder nos blindamos frente a los males de ese mismo medio ambiente que cuando niños nos entusiasmaba conocer y explorar, pero que hoy por haber perdido nuestra espontaneidad y haber inventado el temor, observamos con recelo y desconfianza.

      Pero eso no significa que no podamos enderezar el rumbo, o volver a rescatar algo de lo que se nos quedó atrás. Por virtud de nuestra propia naturaleza, somos el ser vivo más adaptable que ha pisado esta madre tierra. Tenemos la capacidad de mover montañas, dividir continentes, subir al cielo e inspeccionar los más profundos abismos marinos.

      ¿Quién podría convencernos de que no podemos enderezar nuestra vida?

      Nadie tiene ese poder. Ya lo dijo Jesús hace dos mil años, que únicamente requeríamos fe como el tamaño de una semilla de mostaza para lograr el éxito, y el devenir de la historia y sus acontecimientos nos han ratificado las palabras de ese hijo predilecto de Dios.

      Comenzaremos con el acto más valiente de un ser humano: luchar contra sí mismo, imponiéndose a sus errores y desaciertos venciendo su propia adicción a las ficciones engañosas. Enfrentando un ambiente cargado de conceptos y paradigmas comunes pero erróneos y desacertados, por cuya causa hemos perdido una buena parte de nuestra perspectiva de la realidad.

      Aceptaremos que algunas cosas no las hemos hecho muy bien y hasta que otras las hemos hecho peor. Aplicaremos nuestra extraordinaria capacidad para enmendar. Volveremos a apreciarnos como seres humanos, nosotros mismos y a las personas que amamos, en el largo pero interesante camino de la vida que aún nos queda por recorrer.

      Lucharemos contra esos anti valores que como bacterias han inundado nuestros espacios, para robarnos buena parte de nuestra propia individualidad. Nos ayudaremos recordando que tenemos un pequeño mundo que es nuestro, conformado por esas personas de nuestro entorno íntimo que tanto amamos, que con nosotros hacen causa común, luchando por sobrevivir dentro de un gran mundo que es ajeno y algunas veces adverso.

      Defenderemos con gallardía la necesidad de satisfacer ese pequeño mundo nuestro, para luego atender los requerimientos del otro gran mundo del cual también formamos parte, pero… que es ajeno. De forma definitiva nos sinceraremos con nosotros mismos y nuestro entorno inmediato, defendiendo lo que queremos ser, que concreta nuestra identidad personal conformada en ese pequeño gran mundo propio e íntimo, sin importar que choque con los convencionalismos sociales que rigen ese otro gran mundo… que no es nuestro.

      Tenemos que ser y actuar como somos, con nuestros propios valores, sentimientos e identidad, pero no como lo deseen o nos quieran ver los demás. Seremos consecuentes con nuestro propio pensamiento, tomando consciencia de que tenemos una sola vida, que es muy corta y que debemos vivir  intensamente, porque no volveremos a repetirla.

      Recordaremos que somos nosotros y nadie más quienes podemos hacernos felices… o infelices. Liberaremos aunque sea por poco tiempo al niño que tenemos retenido adentro hace tantos años, y él, que nunca llegó a contaminarse nos señalará el camino. Aunque sea por un momento debemos olvidar, y si se quiere rechazar los mecanismos de defensa que nos hemos creado para evitar que alguien pueda herirnos, que se reflejan en nuestra diaria forma de actuar.

      Como los niños ignoraremos el riesgo. Aprenderemos otra vez a llorar y… lloraremos. Nuestras lágrimas después de tanto tiempo mostrarán un pedacito de un alma sensible y buena que no hemos perdido. Porque si queremos recuperar nuestra felicidad tenemos que hacer un stop en el camino, un espacio en la jornada. Regalarnos la posibilidad de intentar volver a comportarnos aunque sea por poco tiempo, otra vez como… niños.

      Dibujar el mundo a nuestra conveniencia y colorearlo con sueños multicolores, aunque tengamos que pedir prestado… el arcoíris.

      Como niños saldremos corriendo de nuestra habitación y nos colgaremos del cuello de la persona que más amamos… sin cuidar que piensa de nosotros, ni interesarnos en lo que sienta. Mancharemos su vestido o su camisa. Meteremos el dedo en su postre y lo comeremos sin pensar en nada… sólo en comerlo y disfrutarlo. Sorberemos su leche, o su café, o su sopa, fría o caliente… no importa.

      Diremos te amo, aunque no nos oigan o entiendan que lo decimos, eso… no importa. Gritaremos si algo no nos gusta y brincaremos de alegría sobre el colchón de la cama, si nos dan lo que deseamos. Sacaremos la lengua al vecino y sonreiremos al hombre que corta el pasto. Vestiremos de colores, aunque no combine nuestro atuendo.

      Usaremos esas pijamas que hace tiempo que no usamos, porque sabemos que sólo a nosotros nos gustan. Fingiremos que estamos dormidos o…enfermos, para dejar un día de trabajar o ir a la escuela. Caminaremos descalzos por la casa y a ser posible por el patio, y salpicaremos todo con el agua de la lluvia.

      En verdad, escaparemos por veinticuatro horas de esa realidad impuesta, que pretende ignorar que antes de todo somos… seres humanos y no máquinas o fríos e inmutables guarismos. Gritaremos que somos imperfectos, pero perfectibles; que necesitamos amar y ser amados, aunque a veces no lo hagamos muy bien; que no queremos ser tenidos como objetos, sino como sujetos, dignos de amor, de aceptación, de comprensión y decuidado.

      Nos regalaremos este espacio de tiempo en el anchuroso mundo de nuestra corta, pero interesante vida; en un paréntesis sobre el lomo del tiempo, detrás de la sombra del pasado y tomados de las manos del hoy, para regodearnos en lo inmenso de nuestra capacidad de disfrutar, de olvidar, de ser mejores, de amar y ser amados como lo que somos, como lo que nunca dejaremos de ser… niños

      Próxima Entrega: UN STOP EN EL CAMINO -Parte III

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: