Feeds:
Entradas
Comentarios

Mecedes Sosa

Creo que todos los seres humanos, aun en la situación más lamentable e  independiente de cual fuere su circunstancia, estamos obligados a dar GRACIAS A DIOS POR NUESTRA VIDA. Desventuradamente, alabar con una hermosa voz que llegue al alma y estremezca nuestros sentimientos, ciertamente no es fácil. Sin embargo,
Dios nos regala cada cuanto tiempo voces sublimes que enuncian con su voz y apropiada música, eso que nosotros quisiéramos expresar como ellos, pero que solo logramos en nuestros diálogos, que no tienen ni melodía ni música.

Esa hija de San Miguel de Tucumàn (Argentina), Haydee Mercedes Sosa, comúnmente conocida por su público como Mercedes Sosa”; por sus íntimos también como La Negra Sosa y Mecha;  pero que para el mundo es y será siempre La Mamá Grande, La Voz de América,  La Voz de la Tierra, aún hoy después de nueve años de ese infausto mes de octubre de 2009, su muerte, sigue sonando con el mismo ritmo, melodía y sentimiento que anidado en nuestra alma, perdurará por siempre.

Mercedes Sosa es inolvidable porque le cantó a la vida con una voz única. Es que sus melodías acompañaban una letra que uno sentía que ella experimentaba y vivía con su alma; su música despertó un sentimiento universal que sobrepasó  la música y la letra de sus canciones, volando sobre el mundo en alas de sus melodías; pero especialmente sobre el firmamento latinoamericano, en un momento  ensombrecido del Siglo XX, cuando la democracia pedía que además de las armas surgiera algo nuevo que,  en vez de balas llegara a la mente, corazón y sentimiento de nuestra gente, con tal fuerza que superara los sentimientos de odios políticos, sociales y de poder, avalados por los regímenes dictatoriales o personalistas, en pro de los derechos sociales y humanos, tan vapuleados para esos años.

Como era de esperarse, el status quo del momento, precisamente en su país, Argentina, no le iba a perdonar esa poderosa protesta de letra y melodía de sus canciones, por lo cual tuvo que huir y asilarse fuera del Pais; lo cual por cierto, la llevó a recorrer el mundo donde fue acogida en todas partes con amor y solidaridad por esa causa que era de todos, porque como siempre lo hemos asegurado  el respeto por los derechos humanos, la paz y la libertad, son patrimonio común de la humanidad y, en  esta tierra de Dios, siempre ha habido y habrá más gente buena que mala.

 Hoy, yo que he vivido parte de los Siglos XX y XXI, al recordar el noveno aniversario de la muerte de nuestra inolvidable “Mercedes Sosa”,  luego de haber estado activa como cantante desde 1950 hasta 2009, representando el Movimiento del Nuevo Cancionero y siendo una de las exponentes de la Nueva Canción Latinoamericana, representante de quien como lo dijera Facundo Cabral, “Cantante es el que puede y cantor el que debe.”; todos los días me recuerda su voz que tenemos mucho porque dar gracias a la vida,  que a  todos “…nos ha dado tanto.”; porque como ella lo divulgara con respecto a dar gracias a la vida, “el canto de ustedes es mi mismo canto.”

Debo finalizar expresando con la frente erguida y el corazón henchido, que todos quienes aún respiramos y especialmente en mi caso, tenemos que decir a cada momento: GRACIAS A LA VIDA, que nos permite respirar el aire que nos da vida;  mirar la belleza del amanecer, las puestas de sol y las estrellas en la noche;  oler el aroma de la paja mojada y el de las flores; sentir el rose de la mano del niño inocente y del anciano cansado de años, pero ávido de vida; disfrutar de los miles de sabores de esas muchas bendiciones que Dios puso como alimento sobre esta noble tierra; oír la risa de los niños, el ruido del viento, las olas del mar, el trinar de los pájaros;   decir y escuchar la palabra Amor. También doy gracias a la vida, porque tengo un libre albedrío que me  da la posibilidad de hacer lo que me gusta y un estado de ánimo con el cual puedo dar el color  que desee a mi vida. Asimismo debo dar gracias a la vida, por mi bella y amorosa esposa, mis queridos hijos, nietos y bisnietos, así como por mis muchos amigos que hacen mi vida màs placentera; por mis amados padres y algunos de mis hermanos que regresaron al regazo del Padre Celestial, luego de haber estado conmigo muchos años, y que en las noches estrelladas me hacen guiños con los luceros desde el Cielo.

Si a usted le interesa este tipo de lectura, el Autor le obsequia totalmente gratis su libro UNA VIDA FELIZ (2005), haciendo click en: //unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf

Anuncios

Caricia (2)La caricia es algo más que el roce cariñoso o el toque amoroso a nuestro cuerpo, que independiente de si somos niños, jóvenes, adultos o ancianos,  despierta sentimientos de complacencia,  satisfacción, plenitud y seguridad; especialmente porque como seres humanos racionales somos simbióticos, esto es que estamos dotados no únicamente de nuestro cuerpo –que es físico y por tanto visible y detectable por nuestros sentidos- sino que además disponemos de una supra corporalidad extraordinaria y absolutamente etérea, no detectable por nuestros cinco sentidos conocidos, que definimos como nuestro espíritu. Este hecho hace que la caricia -esa que nos hace tanto bien-  igualmente sea física, como captable únicamente por algunos de nuestros sentidos, o simplemente por nuestro espíritu. Por lo cual, una palabra, una mirada, una sonrisa o cualquier acto solidario o generoso, puede alcanzar igual o  mayor capacidad de recepción, que  una manifestación corporal.

En orden de lo antes expuesto, hoy releyendo a ese poeta, escritor y juglar, que supo vivir el privilegio de ser feliz, luego de haber perdido su familia y  sin disponer de otra riqueza que no fuere su propia convicción personal de la importancia del hoy, el siempre recordado Facundo Cabral, cuando sentenció: “…el bien es mayoría, pero no se nota por que es silencioso; una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye hay millones de caricias que alimentan a la vida.”. Esta sabia admonición  me ha llevado a reflexionar  sobre su contenido, porque es cierto que el bien, casi siempre es silencioso y a veces difícilmente determinable; en cambio, el mal deja secuelas rápidamente determinables porque hieren al medio ambiente, al individuo y/o a la sociedad.

La caricia oportuna de la mano, la palabra o el gesto amigo, suelen ser realmente reconfortantes; tanto que la psicología positiva –luego de una ardua tarea de convicción con pruebas a los galenos- ha convertido en un hecho su importancia decisiva en los procesos de sanación de las enfermedades. Creo que sería muy positivo para la sociedad organizada la toma de conciencia de que la caricia no lo es solo corporal, sino que podemos acariciar también con nuestras palabras, con nuestros gestos como la sonrisa, con  nuestra actitud frente a cualquier difícil o dolorosa situación física o espiritual, que experimente alguno de  nuestros congéneres. Así, por ejemplarizar, en variadas oportunidades vemos personas que, por cualquier circunstancia, amanecen espiritualmente adoloridos, frustrados o desanimados, pero un caluroso buenos días, un apretón de manos, una mano sobre el hombro o una sonrisa, pueden sacarlos de ese túnel espiritual en el cual, casi siempre sin razón aparente, se encuentran encerrados.

 Jesús no estaba equivocado cuando enseñaba: “Amarás a tu prójimo, como a ti mismo…” porque si seguimos esa máxima, obligante para quienes somos cristianos, nunca olvidaremos que todos a quienes encontramos en nuestro camino son nuestros hermanos, y que no es una caridad sino una obligación preocuparnos de ellos y por ellos; por lo cual también es obligante hacer todo lo que esté a nuestro alcance por contribuir a su felicidad, o por lo menos a que se sientan menos solos.

En estos tiempos especialmente, cuando tenemos a mano los medios idóneos y a bajo costo para conocer al instante cualquier situación  en el  mundo; cuando con dolor tenemos que aceptar que millones de personas no tienen que comer y mueren de hambre; que el terrorismo, la corrupción y la ambición de poder desmedidos, cada día hacen más pobre a los que menos tienen y más ricos a los que de todo disponen; cuando en algunos países las medicinas sobran y en otros, por su carencia mueren niños con cáncer y otras múltiples enfermedades, tenemos que aceptar que la generosidad y solidaridad con los demás seres humanos,  ciertamente es obligatoria. Hoy, no sirve de nada lamentarse, sino que, por el contrario, nos corresponde a cada  uno, según nuestra capacidad y actividad, hacer lo que se encuentre a nuestro alcance, por ayudar a quienes lo necesiten. Quienes hemos vivido con pleno uso de razón los últimos sesenta y cinco años, sabemos que nunca hubo tanto dolor ni desconsuelo sobre esta tierra de Dios  que en este último periodo.

Por todo lo antes mencionado, como normalmente y salvo raras excepciones,  nuestro círculo personal es reducido, al menos en nuestra comunidad, círculo familiar o amistoso, debemos recordar qué significa, para qué sirve y cómo puede manifestarse una caricia, que costándonos muy poco, es algo que podemos otorgar todos los días, y que, al menos en mi experiencia, suele no solamente beneficiar a quien la recibe, si no muy especialmente a quien la da, en su ser interno, precisamente porque somos físico-espirituales y eso  no deberíamos olvidarlo… nunca. Termino refiriendo   un verso del Poema “Limosna” de Iván S. Turquenev, que tiene que ver con el tema, ya que se trata del caso de un hombre que encontró un mendigo y por no tener dinero para ayudarlo le pidió disculpas y le dio un apretón de manos:

“Gracias exclamó el indingente

 suspirando dulcemente;

 gracias por vuestra bondad.

 Darle la mano a un mendigo

 y tratarlo cual amigo,

 es limosna y caridad.”

Si a usted le interesa este tipo de lectura, el Autor le obsequia totalmente gratis su libro UNA VIDA FELIZ (2005), haciendo click en: //unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf

 

 

 

 

 

salud-y-bienstar

A mis Setenta y Siete años e independientemente de que –luego de haber estado a punto de morir de la forma más horrible por culpa de los “galenos”– quienes insistieron en usar medicina alopática, tradicional, desagradable, demorada, costosa, difícil de localizar, y con efectos secundarios, quizás peores que la enfermedad supuestamente de cáncer que me aquejaba; venturosamente, gracias a la recia personalidad, el incomparable amor y sentido de protección      de mi esposa hacia mi persona, luego de graves advertencias de los  médicos tratantes y Directores de las cuatro Clínicas Privadas que sucesivamente me “trataron”, frente a la grave advertencia de que lo hacía “Bajo su responsabilidad personal” y luego de hacerla firmar unos cuantos papeles, logró salvarme la vida al llevarme a mi casa, localizar fuera de nuestra localidad, un médico sensible, responsable y ético, quien en menos de una semana, prescindiendo de tales medicamentos y aplicándome…

Ver la entrada original 1.384 palabras más

amor iyu

Como mis lectores lo conocen, trato los temas de manera coloquial, de forma tal que sea asequible al lector común y corriente que,  sin formación académica específica o especializada, en  un momento dado de su vida, requiriese alguna información sobre conceptos aclaratorios para ampliar su posibilidad de sentirse más conforme consigo mismo y sus actuaciones,  acercándose más a la felicidad –que como ser humano merece- lo cual aumenta mi mayor interés en la consecuencia de tal logro, cual es que como persona feliz, sea fuente de felicidad para sus congéneres. No obstante esta aclaratoria, no puedo dejar de lado las fuentes de algo que siendo la base de lo que aquí trataré,  está imbuido de una gran carga filosófica y no científica, como es EL AMOR; especialmente porque tiene su origen dentro de actuaciones éticas del ser  humano, cuales teóricamente fueron planteadas desde los inicios culturales del hombre por los filósofos antiguos y modernos, amplia y actualizadamente, dentro de conceptos con divergencias y/o diferentes derivaciones, por lo cual en estas reflexiones me referiré únicamente a las que para mí son fundamentales en el planteamiento del tema: la ETICA NATURAL y la ETICA CULTURAL. Considerando la primera como esa conducta originaria de  nuestra naturaleza humana, como los sentidos de supervivencia,  continuación de la especie y defensa natural; y la segunda, sobre la cual idénticamente existe un bagaje literario muy amplio sobre su origen, fundamento y consecuencias, que podría resumirse como ese conjunto de reglas y normas, en la conducta apropiada individual y colectiva, que nos orientan al logro una vida feliz y plena, en lo que hemos dado en denominar los grupos humanos y/o la Sociedad Organizada.

Luego de esta obligada y somera explicación, trataré sobre EL AMOR, como el título propuesto, y en tal sentido, mi opinión es que, para quienes seguimos el pensamiento de Jesús de Nazaret, no desde un punto de vista religioso dogmático, sino como “libres pensadores”, el amor no es una opción sino  una obligación, para quienes sobre la base de la referida ideología, no dudamos que el “amor al prójimo”  no lo es sólo a ese que nos es inmediato, cercano o que de alguna manera amamos o nos ame, sino que lo es para todos nuestros semejantes; inclusive para aquellos que traten de herirnos o lograren hacernos daño, porque entonces entramos en ese sentimiento virtuoso, más allá del amor, que también es cristiano y que denominamos la caridad. Esto, porque el que intenta o hace daño a otro hermano  humano, simplemente no es feliz, y entonces, por anidar en su alma el mayor daño posible que puede albergar una persona, es acreedor de caridad, entrando como consecuencia en ese nivel elevadísimo, que tiene que hacernos solidarios con ese desgraciado, en el buen sentido de la palabra tratando -dentro de lo posible- de… ayudarlo.

El amor, ciertamente no lo es únicamente ese romántico que algún poeta de nuestra época refiriéndose solo a la relación entre un hombre y una mujer, catalogara como que “El que ama no puede pensar, todo lo da, todo lo da”, sino que es todo lo contrario, porque ese amor que  nosotros conocemos y practicamos, por ser cultural y diverso, sí que es pensado  y muy racional; como el que alcanza, quizás su mayor expresión en el que siente una madre por su hijo, pasando por el de la familia en general, la  patria y los amigos, hasta ese que como antes lo expresamos por ser parte de nuestra ideología personal estamos obligados a prodigar a cualquiera de nuestros congéneres, independiente de su actitud, con quienes tropecemos en el camino de nuestra vida.

En mi caso, que he sido privilegiado por Dios al permitirme disfrutar, quizás de la mayoría de los amores que un ser humano normal pudiere sentir, porque tuve una madre amorosa y un padre que por su origen de inicios del Siglo XX, dentro de sus limitaciones machistas, también me amó; mis siete hermanos, con quienes -dentro de nuestras muchas carencias económicas- disfruté con plenitud mi niñez; esa compañera de viaje largo, que es mi bella y  amada esposa, con quien ya por cuarenta y ocho años de feliz matrimonio, imbuido de esa ternura mágica que se produce cuando se alcanza esa  unión físico-espiritual, que nos ha permitido compartir todo tipo de situaciones, siempre superadas por nuestro amor incondicional y solidario, que nos ha llevado a ser un equipo ganador; a esos dos hijos varones y tres niñas, hoy todos hombres y mujeres de bien y útiles a la sociedad, con quienes mantenemos ese cálido amor que perdura más allá del tiempo, del espacio y esa ternura especial que nos prodigan nuestros doce nietos, sólo apreciable en su contexto real por quienes somos abuelos, no tengo la menor duda de que el amor es la mayor expresión de la plenitud humana; absolutamente racional y sin dudarlo ni por un momento obligatorio y no opcional,  para quienes somos cristianos.

En general, para quienes hemos creado una familia, no podemos dejar por fuera ese amor tan especial que surge entre nosotros y esos hijos que nos son legados por sus padres originales, como son los cónyuges y/o parejas de nuestros vástagos, que en muchos casos suelen insertarse tan profundo en nuestra familia consanguínea, que con el tiempo los sentimos como propios. En una categoría, quizás no tan introspectiva pero absolutamente respetable y solidaria, también surge ese sentimiento de amor con esas especiales personas, que lucharon duramente para sacar adelante esos esposos y esposas que regalaron a nuestros hijos y que hoy son nuestros: los inestimables suegros que se hacen nuestros padres y los  consuegros que se hacen nuestros hermanos.

Finalmente, hay un amor especial y en muchos casos a toda prueba, que en mi concepto es el único que surge de esa familia definitivamente voluntaria, porque no llega ni tiene que ver en nada con nuestra consanguinidad: los amigos,  de quienes una palabra de solidaridad, un apretón de manos, un abrazo, o un hombro sobre el cual recostar la cabeza en un momento de dolor, realmente no tiene substituto, precisamente porque no nace de ningún interés, más allá de un sentimiento mutuo de conexión espontánea y compromiso fraterno.

Como mis lectores lo conocen, trato los temas de manera coloquial, de forma tal que sea asequible al lector común y corriente que,  sin formación académica específica o especializada, en  un momento dado de su vida, requiriese alguna información sobre conceptos aclaratorios para ampliar su posibilidad de sentirse más conforme consigo mismo y sus actuaciones,  acercándose más a la felicidad –que como ser humano merece- lo cual aumenta mi mayor interés en la consecuencia de tal logro, cual es que como persona feliz, sea fuente de felicidad para sus congéneres. No obstante esta aclaratoria, no puedo dejar de lado las fuentes de algo que siendo la base de lo que aquí trataré,  está imbuido de una gran carga filosófica y no científica, como es EL AMOR; especialmente porque tiene su origen dentro de actuaciones éticas del ser  humano, cuales teóricamente fueron planteadas desde los inicios culturales del hombre por los filósofos antiguos y modernos, amplia y actualizadamente, dentro de conceptos con divergencias y/o diferentes derivaciones, por lo cual en estas reflexiones me referiré únicamente a las que para mí son fundamentales en el planteamiento del tema: la ETICA NATURAL y la ETICA CULTURAL. Considerando la primera como esa conducta originaria de  nuestra naturaleza humana, como los sentidos de supervivencia,  continuación de la especie y defensa natural; y la segunda, sobre la cual idénticamente existe un bagaje literario muy amplio sobre su origen, fundamento y consecuencias, que podría resumirse como ese conjunto de reglas y normas, en la conducta apropiada individual y colectiva, que nos orientan al logro una vida feliz y plena, en lo que hemos dado en denominar los grupos humanos y/o la Sociedad Organizada.

Luego de esta obligada y somera explicación, trataré sobre EL AMOR, como el título propuesto, y en tal sentido, mi opinión es que, para quienes seguimos el pensamiento de Jesús de Nazaret, no desde un punto de vista religioso dogmático, sino como “libres pensadores”, el amor no es una opción sino  una obligación, para quienes sobre la base de la referida ideología, no dudamos que el “amor al prójimo”  no lo es sólo a ese que nos es inmediato, cercano o que de alguna manera amamos o nos ame, sino que lo es para todos nuestros semejantes; inclusive para aquellos que traten de herirnos o lograren hacernos daño, porque entonces entramos en ese sentimiento virtuoso, más allá del amor, que también es cristiano y que denominamos la caridad. Esto, porque el que intenta o hace daño a otro hermano  humano, simplemente no es feliz, y entonces, por anidar en su alma el mayor daño posible que puede albergar una persona, es acreedor de caridad, entrando como consecuencia en ese nivel elevadísimo, que tiene que hacernos solidarios con ese desgraciado, en el buen sentido de la palabra tratando -dentro de lo posible- de… ayudarlo.

El amor, ciertamente no lo es únicamente ese romántico que algún poeta de nuestra época refiriéndose solo a la relación entre un hombre y una mujer, catalogara como que “El que ama no puede pensar, todo lo da, todo lo da”, sino que es todo lo contrario, porque ese amor que  nosotros conocemos y practicamos, por ser cultural y diverso, sí que es pensado  y muy racional; como el que alcanza, quizás su mayor expresión en el que siente una madre por su hijo, pasando por el de la familia en general, la  patria y los amigos, hasta ese que como antes lo expresamos por ser parte de nuestra ideología personal estamos obligados a prodigar a cualquiera de nuestros congéneres, independiente de su actitud, con quienes tropecemos en el camino de nuestra vida.

En mi caso, que he sido privilegiado por Dios al permitirme disfrutar, quizás de la mayoría de los amores que un ser humano normal pudiere sentir, porque tuve una madre amorosa y un padre que por su origen de inicios del Siglo XX, dentro de sus limitaciones machistas, también me amó; mis siete hermanos, con quienes -dentro de nuestras muchas carencias económicas- disfruté con plenitud mi niñez; esa compañera de viaje largo, que es mi bella y  amada esposa, con quien ya por cuarenta y ocho años de feliz matrimonio, imbuido de esa ternura mágica que se produce cuando se alcanza esa  unión físico-espiritual, que nos ha permitido compartir todo tipo de situaciones, siempre superadas por nuestro amor incondicional y solidario, que nos ha llevado a ser un equipo ganador; a esos dos hijos varones y tres niñas, hoy todos hombres y mujeres de bien y útiles a la sociedad, con quienes mantenemos ese cálido amor que perdura más allá del tiempo, del espacio y esa ternura especial que nos prodigan nuestros doce nietos, sólo apreciable en su contexto real por quienes somos abuelos, no tengo la menor duda de que el amor es la mayor expresión de la plenitud humana; absolutamente racional y sin dudarlo ni por un momento obligatorio y no opcional,  para quienes somos cristianos.

En general, para quienes hemos creado una familia, no podemos dejar por fuera ese amor tan especial que surge entre nosotros y esos hijos que nos son legados por sus padres originales, como son los cónyuges y/o parejas de nuestros vástagos, que en muchos casos suelen insertarse tan profundo en nuestra familia consanguínea, que con el tiempo los sentimos como propios. En una categoría, quizás no tan introspectiva pero absolutamente respetable y solidaria, también surge ese sentimiento de amor con esas especiales personas, que lucharon duramente para sacar adelante esos esposos y esposas que regalaron a nuestros hijos y que hoy son nuestros: los inestimables suegros que se hacen nuestros padres y los  consuegros que se hacen nuestros hermanos.

Finalmente, hay un amor especial y en muchos casos a toda prueba, que en mi concepto es el único que surge de esa familia definitivamente voluntaria, porque no llega ni tiene que ver en nada con nuestra consanguinidad: los amigos,  de quienes una palabra de solidaridad, un apretón de manos, un abrazo, o un hombro sobre el cual recostar la cabeza en un momento de dolor, realmente no tiene substituto, precisamente porque no nace de ningún interés, más allá de un sentimiento mutuo de conexión espontánea y compromiso fraterno.

Si a usted le interesa este tipo de lectura, el Autor le obsequia totalmente gratis su libro UNA VIDA FELIZ (2005), haciendo click en: //unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf

ODIO Y AMOR

Hoy, releyendo la vida y pensamientos de ese, por mí admirado  y especial ciudadano del mundo, Nelson Rolihlahla Mandela, recordado por todos como “Madiba”, encontré  uno de sus pensamientos más conocidos respecto del odio y el amor, que produce en quien lo lee una reflexión pocas veces comentada, y es que, en su mayor contexto, tanto el odio como el amor son factores o elementos culturales; más allá de la parte instintiva originaria de los sentimientos que ampararon y/o preservaron la continuación de la especie, el apego o sentido de pertenencia grupal y la expectativa de combatir e incluso agredir,  en su legítima defensa. El pensamiento de Madiba a que haré referencia, expresa: “Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, de su origen o religión. La gente tiene que aprender a odiar;  y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar. El amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.”

Aunque Madiba no se refirió expresamente al aspecto ideológico o político, dada la circunstancia actual de incertidumbre sobre el futuro inmediato de nuestro País, me parece oportuno y casi obligatorio, adicionarlo dentro de ese pensamiento sobre la actitud de odiar o amar de los seres humanos. Es que la vida me ha enseñado que nuestra existencia es sinérgica, como lo es la del planeta sobre el cual vivimos, ya que nunca permanece estático en el mismo sitio, sino que permanentemente rota y se traslada en su órbita alrededor del Sol. Asimismo, los países, incluido el nuestro, mantienen un movimiento de altos y bajos, algunos de manera cíclica, que debemos considerar seriamente, al menos quienes hemos decidido de forma definitiva, permanecer en él,  independiente   de su situación en tiempo, período o momento determinado.

Sobre lo antes expuesto, por mi propia experiencia como ciudadano de este País, que he vivido con absoluta conciencia los avatares venezolanos en estos últimos sesenta y cinco años, pienso que aunque no debemos abstraernos o  insensibilizarnos de la actual situación que nos aqueja, sí que es esencial recordar y/o revisar la historia de los últimos cien años de nuestra vida republicana, para concientizarnos de que, en ese período, hemos vivido situaciones muy difíciles, pero que siempre las hemos superado con nuestro empeño, trabajo, confianza en un futuro mejor y amor por Venezuela; especialmente, actuando como hermanos y no como enemigos, precisamente bajo el principio que expresamente como lo enunciara Madiba: El amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.”, que traído a nuestra situación, es como decir que ES MAS FACIL AMAR QUE ODIAR, fundamentalmente cuando se trata de nuestros conciudadanos.

Esta amada tierra, que es indescriptible por su belleza; invaluable por la riqueza de sus recursos naturales de todo género; e insustituible por esa forma existencial tan amena y adaptable a cualquier circunstancia de los venezolanos, no merece que -al menos quienes aquí fuimos niños, adolescentes y adultos felices- con todas las oportunidades de ser y hacer lo que nos pareciere conveniente, porque siempre dependió nuestro futuro de la confianza en nosotros mismos y la seguridad de que si no existía la oportunidad nosotros la crearíamos hasta llegar a la meta deseada, olvidemos todo lo que hemos recibido y le debemos a Venezuela –que es nuestra madre- en ese espacio de tiempo de nuestra vida, y ahora que está enferma la dejemos sola. ¿Es que, acaso cuando la madre está convaleciente los hijos la abandonan a su suerte? No, de ninguna manera; más allá del nivel o gravedad del mal que sufra, nos corresponde por obligación acompañarla, cuidarla, confiar y hacer todo lo que esté a nuestro alcance, para que sane, como sucedió en anteriores ocasiones, cuando también tuvo graves problemas.

Como quiera que siempre me he considerado un hombre universal, que sería como decir que estimo al mundo como  mi patria grande, no quiero que se interpreten mis palabras, como alguna calificación negativa o coacción sicológica orientada a quienes, dentro del libre albedrío que les dio Dios y el derecho que les concede nuestra Carta  Magna, se van fuera del País en busca de lo que pudieren considerar un futuro mejor para ellos y/o una manera de lograr recursos, de los que aquí carecen, con los cuales ayudar a sus familiares que con dolor dejan aquí. Lo que sucede es que yo conozco bastantes países de otros Continentes y el nuestro,  y he vivido en tres de ellos; donde, como aquí,  he visto personas llegadas de otros países que por sus valores, actitud personal positiva, entusiasmo y duro trabajo, lograron mejorar su vida integralmente. Pero, asimismo, conocí muchos que por no disponer de esos atributos personales, vivían una situación no deseable, con el agravante del mote de “emigrantes”, que por sí mismo les hacía las cosas más difíciles, sin permitirles olvidar su condición de extranjeros que, como comentara alguien que no recuerdo, “…es muy diferente vivir como extranjero turista,  que como extranjero emigrante.”

No obstante el contenido global de los temas ya tratados, la reflexión que me propongo,  es la de hacer notar que es más fácil y beneficioso amar que odiar, como lo sentenciara Madiba; por lo cual, en este tiempo tan duro y a criterio de algunos,  inédito en Venezuela, tenemos que echar mano no sólo del amor y no del odio,  sino también de la solidaridad, sensibilidad, patriotismo, armonía, generosidad, caridad, y si se quiere, del perdón; porque somos y seguiremos siendo millones de compatriotas que convivimos y conviviremos aquí en  nuestro terruño, con diferentes formas de pensar, de ver la vida y las cosas, pero donde no debemos dejar prevalecer el odio a quienes no piensen igual a nosotros o actúen de una manera con la cual  no estemos de acuerdo; porque independiente de la convivencia necesaria, somos Cristianos, lo que es equivalente a decir que, las bases o pilares sobre los cuales  se cimenta nuestra actuación vivencial, lo son el amor y el perdón, condiciones fundamentales, que a mi manera de ver la vida, son esenciales para lograr el valor más importante en la estabilidad de una sociedad organizada: LA ARMONÍA COLECTIVA.

Si a usted le interesa este tipo de lectura, el Autor le obsequia totalmente gratis su libro UNA VIDA FELIZ (2005), haciendo click en: //unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf

JOVEN PAREJA FELIZ

Sobre la pregunta del título, tanto a nivel positivo como negativo, se ha escrito mucho. Yo mismo escribí hace trece años, sobre temas de la vida real y  a nivel positivo, un libro de trescientas cincuenta páginas, el cual por cierto está disponible y puede bajarse en forma digital y  completamente gratis en este mismo Blog, al final de cada post. Pues bien, luego de más de veinte años como Asesor Familiar y de Parejas, donde platiqué de forma continua con muchos  padres que tenían problemas con sus hijos; personas que conformaban uniones conyugales,  solteros y divorciados; así como que viajé por más de 14 países, siempre observando cuidadosamente el comportamiento humano,  puedo decir con toda certeza que LA FELICIDAD NO LLEGA, SINO QUE DEBE CREARSE.  Cuando alguien comenta que “Tal o cual persona encontró la felicidad.”, lo que realmente encierra esta oración  es que esa persona que es feliz,  buscó y encontró dentro de sí mismo, qué o cómo es que se siente feliz.

Desde el mismo momento cuando respiramos por primera vez, nuestra vida se concentra en sobrevivir, pero luego al tener plena conciencia, entendemos que esa primera etapa de nuestra vida debe ser superada por nuestra  razón e inteligencia, para lograr algo superior como es: VIVIR, en su sentido integral, lo cual significa VIVIR INTENSA Y PLENAMENTE, circunstancia que no podremos realizar si no se conquista la más cara ambición  humana: LA FELICIDAD. Es que la felicidad, como quiera que se refiere a un sentimiento interior, por lo cual no se puede inferir a simple vista si una persona es feliz o no, no llega ni se encuentra a la vera del camino de nuestra vida, sino que, se requiere invariablemente  que nosotros mismos la provoquemos, precisamente haciendo de cada paso del sendero de la vida un acto feliz, sin esperar o ambicionar que la felicidad  llegará o la encontraremos al final del camino.

Puesto  que una  de las características de la felicidad es que como la infelicidad no es permanente y sin intervalos en nuestra vida, aunque fuere de segundos, no tenemos otra opción que aceptar que la felicidad no es más que la suma de muchos momentos felices, cuales sin duda es a nosotros y no a nadie fuera de nuestro ser interno, a quien le corresponde determinar su estatus, integridad y duración.  Siempre lo he manifestado, escrito y practicado, que soy yo quien le da color a los actos y circunstancias de mi vida, por lo cual soy yo y nadie más, el responsable de mi felicidad. Ejemplarizando: si siguiendo la guía que nos dejara Jesús de Nazaret, si somos capaces de olvidar el ayer; no preocuparnos sino ocuparnos del mañana; perdonar a quienes nos hagan o intenten hacernos daño, amando a nuestros semejantes y especialmente a nuestro entorno íntimo, siento que tengo más probabilidades de ser feliz que quien no asiente su vida sobre estos principios.

En mi caso, considerando que nuestra vida es elemental,  y en mucho por mi formación familiar, esos antes citados valores han sido una constante de mi vida desde niño, por lo cual  siempre he sido, soy y seré feliz hasta el último de mis días; precisamente porque he creado mi propia felicidad amando a la gente, aceptándolos como son, respetando su individualidad, solidarizándome con sus problemas –que normalmente no son más que asuntos por resolver–  y siempre seguro de que, salvo raras excepciones, existe una gran posibilidad de recibir de los demás, sino lo mismo,  por lo menos algo parecido a lo que yo les doy. Por eso no entiendo los hijos que se pelean por siempre con sus padres u otros familiares, no obstante el  vínculo sagrado de la consanguinidad; ni  las parejas que luego de amarse y entregarse en cuerpo y espíritu, no son capaces de perdonarse alguna ofensa o agravio,  y destruyen lo que les costó tanto amor, esfuerzo, dedicación y tiempo construir; o los amigos que, al crear ese sentimiento tan especial -que a veces supera la calidez de la familiaridad consanguínea- lo desmejoran o destruyen por imponer su criterio, por situaciones fútiles, superficiales y superables, pero que no son capaces de afrontar con la autoevaluación sincera de su actitud y respeto por la persona humana.

La vida me  ha enseñado que algo fundamental para entender a los demás, y que por cierto no es difícil, es ponerse en su situación en determinadas circunstancias que muy bien pudieran ser las nuestras. En tal sentido, como mis congéneres son tan humanos como yo, estoy obligado a pensar cual hubiese sido mi actitud en su caso y como consecuencia tratar de sobrellevar la situación que se presente; si lo hago, seguramente podré entender mejor sus actuaciones y posiciones frente a esa cotidianidad, que nos envuelve como grupos y/o sociedad organizada, cuyo resultado es precisamente, la convivencia en armonía y paz, para abonar a nuestra felicidad personal. Casi a medio Siglo de matrimonio feliz, una bella y numerosa familia en la misma situación; muchos y muy queridos amigos, tanto en persona como cibernéticos, no dudo en recomendar a mis lectores que no esperen que la felicidad les llegue del cielo o la encuentren mediante la riqueza, la belleza, el poder o la fama, sino que deben procurarla mediante actos de amor, comprensión, respeto, solidaridad, sensibilidad y buena comunicación; siempre diciendo la verdad y sin guardar las situaciones de diferencias con nuestro entorno, sino manifestando lo que sentimos a tiempo de que se pueda instrumentar alguna solución, porque cuando se guardan o esconden los sentimientos, éstos buenos o malos, crecen hasta convertirse en obsesiones o situaciones que pueden llegar a ser hasta… patológicas y eso, precisamente, es fuente de infelicidad.

Si a usted le interesa este tipo de lectura, el Autor le obsequia totalmente gratis su libro UNA VIDA FELIZ (2005), haciendo click en: //unavidafeliz.files.wordpress.com/2011/05/una-vida-feliz.pdf

A %d blogueros les gusta esto: