Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18 junio 2021

OBLIGACION

¿Que es obligatorio? Ciertamente como todo lo que se escribre, lo que se deduzca o indique, depende de la forma de pensar de quien lo  hace. Nuestro idioma es muy rico y nuestra inteligencia inconmensurable; por tanto,pdría escribirse mucho al respecto, con el mismo resultado: nada en concreto. Alguien me degìa que era obligatorio amar a los padres, a los  hermanos, a los vecinos;  y en general, al prójimo. Bueno, yo como seguidor del pensamiento de Jesùs de Nazaret, creo que es cierto que tenemos, no que debemos, amar al pròjimo como a nosotros mismos. ¿Es entonces una obligación amar? Sin ninguna duda; Pero… a quien? Personalmente, creo que el amor es la sal del mundo, porqsue todos los seres humanos son nuestros hermanos en Dios.

Escuchè decir que un padre que no cuida y honra a su hijo,no merece el amor de èste, e igualmente en el caso de los hermanos y  los vecinos. Lo considero un error porque amar es obligatorio,  ya que no se ama porque alguien nos ame, sino porque esesencial al cristiano amar a nuestros semejantes. Enre otras cosas, porque ese mal padre, mal hijo o mal vecino, puede con otra persona ser una persona humana y compasiva, inclusive salvar su vida. Conozco de  niños de la calle, sque superaron su situación personal temporal y crearon inclusive Instituciones de ayuda a los desventurados.

La obligación de amor es la esperanza de la humanidad, porque únicamente Dios puede saber quien es realmente bueno o malo. Multitud de personas viven en pobreza crìtica y tienen que robar un para comer y no `por  eso son malos, ni debe ser castigados sino protegidos por la sociedad. Por eso si imponemos el amor como una obligación, crecemos amando y compartiendo nuestra solidaridad con  los màs desposeídos. Por otra parte, no debemos olvidar que Dios es amor y por tanto vivimos por amor;  tanto   es asì que cuando concebimos un hijo lo hacemos por amor, lo criamos por amor y  hacemos cualquier sacrificio por èl porque lo amamos. Inclusive los familiares y  hasta los extraños somos capaces de dar un órgano importante de nuestro cuerpo para salvar otro sser humano, Por cierto, conozco una buena amiga que ya tiene treinta años viviendo su vida perfectamente como si tuviera sus dos riñones.

Finalmente, hay algo sobre lo cual no puedo callar  y es que quien es màs feliz es quien ama  y no quien es amado, porque Dios derrama sobre èl sus mejores bendiciones, siendo excepcionalmente bendecido por Dios, aquel ser humano que ama no a quien le hace bien, sino a aquel que con anterioridad le hizo daño, porque actùa con esa bendición especial qe se llama el perdón, olvidando el daño. Vale la pena comenar que en  una oportunidad uno de  los apóstoles de Jesus le pregunto: Maestro, cuantas veces debemos perdonar y Jesùs le constò sin titubeo: “Setenta veces siete.” Con lo cual quiso decirle; todas las veces sque fere necesario.

e

Read Full Post »

OBLIGACION

¿Que es obligatorio? Ciertamente como todo lo que se escribre, lo que se deduzca o indique, depende de la forma de pensar de quien lo  hace. Nuestro idioma es muy rico y nuestra inteligencia inconmensurable; por tanto,pdría escribirse mucho al respecto, con el mismo resultado: nada en concreto. Alguien me degìa que era obligatorio amar a los padres, a los  hermanos, a los vecinos;  y en general, al prójimo. Bueno, yo como seguidor del pensamiento de Jesùs de Nazaret, creo que es cierto que tenemos, no que debemos, amar al pròjimo como a nosotros mismos. ¿Es entonces una obligación amar? Sin ninguna duda; Pero… a quien? Personalmente, creo que el amor es la sal del mundo, porqsue todos los seres humanos son nuestros hermanos en Dios.

Escuchè decir que un padre que no cuida y honra a su hijo,no merece el amor de èste, e igualmente en el caso de los hermanos y  los vecinos. Lo considero un error porque amar es obligatorio,  ya que no se ama porque alguien nos ame, sino porque esesencial al cristiano amar a nuestros semejantes. Enre otras cosas, porque ese mal padre, mal hijo o mal vecino, puede con otra persona ser una persona humana y compasiva, inclusive salvar su vida. Conozco de  niños de la calle, sque superaron su situación personal temporal y crearon inclusive Instituciones de ayuda a los desventurados.

La obligación de amor es la esperanza de la humanidad, porque únicamente Dios puede saber quien es realmente bueno o malo. Multitud de personas viven en pobreza crìtica y tienen que robar un para comer y no `por  eso son malos, ni debe ser castigados sino protegidos por la sociedad. Por eso si imponemos el amor como una obligación, crecemos amando y compartiendo nuestra solidaridad con  los màs desposeídos. Por otra parte, no debemos olvidar que Dios es amor y por tanto vivimos por amor;  tanto   es asì que cuando concebimos un hijo lo hacemos por amor, lo criamos por amor y  hacemos cualquier sacrificio por èl porque lo amamos. Inclusive los familiares y  hasta los extraños somos capaces de dar un órgano importante de nuestro cuerpo para salvar otro sser humano, Por cierto, conozco una buena amiga que ya tiene treinta años viviendo su vida perfectamente como si tuviera sus dos riñones.

Finalmente, hay algo sobre lo cual no puedo callar  y es que quien es màs feliz es quien ama  y no quien es amado, porque Dios derrama sobre èl sus mejores bendiciones, siendo excepcionalmente bendecido por Dios, aquel ser humano que ama no a quien le hace bien, sino a aquel que con anterioridad le hizo daño, porque actùa con esa bendición especial qe se llama el perdón, olvidando el daño. Vale la pena comenar que en  una oportunidad uno de  los apóstoles de Jesus le pregunto: Maestro, cuantas veces debemos perdonar y Jesùs le constò sin titubeo: “Setenta veces siete.” Con lo cual quiso decirle; todas las veces sque fere necesario.

e

Read Full Post »

 

Durante miles de años, el amor era un sentimiento muy poco tomado en cuenta, más allá de lo romántico, entre los amantes  o el amor materno. Al menos en las familias,  los padres eran “Pater Familia” por lo cual, para ellos y la sociedad, la esposa y los hijos eran simplemente, como decían los romanos “alieni iuris”,  esto es menores de edad, que es como decir que no eran tomados en cuenta para ninguna decisión dentro o fuera del hogar; al extremo llegaba esta aberración, que los hijos no besaban a los padres, porque “…los hombres no besan a los hombres” Ciertamente, nadie hizo caso a Jesús de Nazaret cuando sentenció:  “Amarás a tu prójimo como a tí mismo”, más allá de los hipócritas religiosos, que lo  mencionaban para rellenar sus discursos vacíos. Pareciera tan extraño, que todos estamos conscientes  de que por amor vinimos al  mundo, por amor continuamos manteniendo la especie;  por el amor se han evitado guerras y salvado imperios.

El amor es la fuerza que mueve al mundo,  la cual por cierto no se gana con dinero ni con armas. El amor es el sentimiento más autentico y espontaneo que mueve al ser humano. Especialmente hoy, cuando el racismo, al menos en el mundo civilizado, está en franca caída, uno ve la ternura que surge entre dos enamorados de razas, credos y civilizaciones diferentes, rompe con horribles tradiciones milenarias, dándole el valor, respeto e independencia  que debe tener la  mujer en la pareja y la confianza y lealtad que antes fue un mito en el pareja. Ese amor ha producido que los niños tengan derechos, en la mayoría de los países civilizados celosamente protegidos por el Estado de Derecho.

En el caso de la mujer, en casi todos los países donde impera el Derecho, gracias al amor,  existen Leyes especiales de protección a la mujer y a la familia.  El amor nos ha enseñado que todos los problemas pueden ser arreglados por las buenas, o al menos que sus resultados en tales casos serán preferibles a las peleas y querellas. Los Abogados exitosos en estos días no son los litigantes, sino aquellos que agotan la vía amistosa y conciliatoria en busca de la solución al conflicto,  a veces aún en contra de sus propios honorarios. Los matrimonios en divorcio o parejas informales de muchos años que se separan, hoy, antes de llegar al divorcio optan por la terapia bien intencionada, que al menos en mi vocabulario profesional le llamo “reingeniería de pareja”, lo que los lleva a tomarse un tiempo razonable, separados o no, que les  permite evaluar el resolver los problemas personales y familiares, así como les da el tiempo para pensar suficientemente si valió la pena el inconveniente sucedido para terminar una relación, que no solo costó tantos años mantenerla sino  que nos condicionó a contar con un equipo constituido por los cónyuges que, como acertadamente lo sentenciara Jesús de Nazaret “…dos son mejor que uno, porque si uno cae el otro lo recoge y si  uno está triste el otro le consuela”. Y es que como asesor familiar y de parejas, tengo muchos ejemplos de matrimonios y parejas convencionales de muchos años de unión, que luego de tomarse un tiempo razonable, a veces de meses y hasta de años, hicieron su reingeniería de pareja, que les permitió determinar serenamente donde habían errado y que habían dejado de hacer correctamente durante la relación; volvieron a unirse se perdonaron  mutuamente con la promesa de  nunca más recordar lo sucedido, e hicieron  nuevamente sus uniones mucho más  fuerte que antes.

   Debo acotar que nada de esto se hubiera podido lograr entre estos integrantes de esas familias, si no hubiese existido lo fundamental: esa relación subyacente que no muere que se llama EL AMOR. Para quienes hemos amado toda la vida y por eso tenemos matrimonios que superan los cincuenta años, sin que de ninguna manera nos parezca fastidioso, sino por el  contrario indispensable la presencia de nuestra pareja, no podemos terminar de entender algunos casos de separaciones, después de años de lealtad y sacrificio, por un error de alguno de los cónyuges, sin que se tome en consideración  todos los años de lealtad y amor que este profesó a su consorte, con anterioridad al  hecho sucedido.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: