Feeds:
Entradas
Comentarios

22/11/2020 por Dr. Amauri Castillo Rincón -MsC | Editar

En esta inesperada y sobrevenida pandemia por razón del Virus Covi 19, los seres humanos y especialmente la familia se  ha visto sometido a una prueba suprema: ¿Cuál su elemento de base fundamental  para mantenerse como tal grupo social, en virtud de que la recomendación ha sido: “quedarse en casa”?

 Ciertamente, no ha sido fácil; para algunas familias ha sido la hora de la verdad no sólo entre los cónyuges, sino el conjunto en general. Para los niños, la imposibilidad de asistir a sus escuelas y socializar con sus compañeros; para los adolescentes, el no poder reunirse con sus amigos y novios o novias, asistir a los gimnasios y/o fiestas  y cumpleaños. Para los adultos, ese encierro prácticamente obligado, se ha convertido en  un real aburrimiento; por una parte, a los solteros, el quedarse todo el día en casa es simplemente inaguantable, ya que significa descuidar el trabajo, la novia y sus diversiones normales.

 Para los adultos que tienen cónyuge, con o sin hijos, esta ha sido una prueba inesperada, pero absolutamente convincente, de cual es la base real de la relación conyugal. Para aquellos que mantienen la relación como algo formal, casi obligado por los controles sociales, pero sin ningún entusiasmo especial ha sido catastrófico, tanto para la  mujer como para el hombre. En este caso para ella, escasamente  soporta al esposo en la noche, cuando regresa del trabajo a dar órdenes para ser servido, sin considerar lo duro del trabajo de la señora en la casa durante el día. Para el hombre  casado, el no podercompartir con sus compañeros de trabajo y una que otra “amiguita especial”, sino tener que quedarse en la casa y tener  que calarse todo el día a la esposa,  a quien escasamente soporta en la noche, es simplemente un suplicio.

Sin embargo para los cónyuges o parejas que se aman realmente, esta estadía juntos todo el día, son como unas vacaciones imprevistas, que les caen como del cielo y les permiten compartir diferentes etapas que no son posibles, mientras él o los dos trabajan y que sólo pueden  hacerlo  en la noche cuando él o los dos regresan del trabajo. Los dos se colaboran y hacen la relación más bella;  descasan o hacen el amor a la hora que les da la gana. Esta es la prueba de que en la pareja bien habida y que se ama, como debe ser, el amor se basta solo para hacer la vida más bella y edificante.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.png

22/11/2020 por Dr. Amauri Castillo Rincón -MsC

En esta inesperada y sobrevenida pandemia por razón del Virus Covi 19, los seres humanos y especialmente la familia se  ha visto sometido a una prueba suprema: ¿Cuál su elemento de base fundamental  para mantenerse como tal grupo social, en virtud de que la recomendación ha sido: “quedarse en casa”?

 Ciertamente, no ha sido fácil; para algunas familias ha sido la hora de la verdad no sólo entre los cónyuges, sino el conjunto en general. Para los niños, la imposibilidad de asistir a sus escuelas y socializar con sus compañeros; para los adolescentes, el no poder reunirse con sus amigos y novios o novias, asistir a los gimnasios y/o fiestas  y cumpleaños. Para los adultos, ese encierro prácticamente obligado, se ha convertido en  un real aburrimiento; por una parte, a los solteros, el quedarse todo el día en casa es simplemente inaguantable, ya que significa descuidar el trabajo, la novia y sus diversiones normales.

 Para los adultos que tienen cónyuge, con o sin hijos, esta ha sido una prueba inesperada, pero absolutamente convincente, de cual es la base real de la relación conyugal. Para aquellos que mantienen la relación como algo formal, casi obligado por los controles sociales, pero sin ningún entusiasmo especial ha sido catastrófico, tanto para la  mujer como para el hombre. En este caso para ella, escasamente  soporta al esposo en la noche, cuando regresa del trabajo a dar órdenes para ser servido, sin considerar lo duro del trabajo de la señora en la casa durante el día. Para el hombre  casado, el no podercompartir con sus compañeros de trabajo y una que otra “amiguita especial”, sino tener que quedarse en la casa y tener  que calarse todo el día a la esposa,  a quien escasamente soporta en la noche, es simplemente un suplicio.

Sin embargo para los cónyuges o parejas que se aman realmente, esta estadía juntos todo el día, son como unas vacaciones imprevistas, que les caen como del cielo y les permiten compartir diferentes etapas que no son posibles, mientras él o los dos trabajan y que sólo pueden  hacerlo  en la noche cuando él o los dos regresan del trabajo. Los dos se colaboran y hacen la relación más bella;  descasan o hacen el amor a la hora que les da la gana. Esta es la prueba de que en la pareja bien habida y que se ama, como debe ser, el amor se basta solo para hacer la vida más bella y edificante.

A principios de los años Sesenta del Siglo pasado, me invitó un amigo a Maracay Estado Aragua – Venezuela, a visitar a un amigo suyo que como a mí no gustaba escribir poemas. Se trató de un joven como de 20 años, quien bondadosamente me obsequió en una hoja de papeo escrita a máquina, un poema que el había escrito, cual el denominò CONTESTACION A PÌNTAME ANGELITOS NEGROS donde contestaba a Andrès Eloy Blanco en su Poema Píntame Angelitos Negros, la estrofa donde pedia:

 

Pintor que pintas tu tierra,si quieres pintar tu cielo, cuando pintes angelitos, acuérdate de tu pueblo, y al lado del ángel rubio y junto al ángel trigueño, aunque la Vírgen sea blanca, píntame angelitos negros”

 

Pues bien, si mal no recuerdo, este era el texto de su poema, el cual por cierto creo que nunca llegó a publicar, porque no obstante mis muchos esfuerzos de investigación, nunca lo he visto publicado, y yo, en su honor, quiero publicar en este post, parte que de èl recuerdo: Pues bien, si mal no recuerdo, este era el texto de su poema, el cual por cierto creo que nunca llegó a publicar, porque no obstante mis muchos esfuerzos de investigación, nunca lo he visto publicado, y yo, en su honor, quiero publicar en este post, parte que de èl recuerdo:

 

“Voy a hacerla de pintor para pintar tu contento,

pintando una Virgen blanca con siete angelitos negros,

nacidos como tu quieres: de Moròn a Barlovento.

Vendràn angelitos blancos codeàndose con los blacnos,

pintaitos de carbòn y con pelucas de `pimienta,

guardando en estuches rojos siete sonrisas de perlas.

Netrito, vete poniendo tus alpargatitas nuevas,

para hacer un largo viaje a lomos de mi acuarela,

que si te echase de menos la aristocracia del cielo,

les dicdes que vas conmigo, que tu vas en mi poma

cruzando miles caminos para llegar hasta ellos

y que vas representando a los negros de mi tierra.

Negros de la corta negra,regiones de venezuela,

Cuando Barlovento llora,cuando se quejan sus negros,

ya sienten dolor rofundolos angelitos el cielo.

 

Porque no hay angelees blancos,Porque no hay angeles negros,

porque no hay policromìa,en la alta Jerarquìa del confín del Universo.

Por eso yo te complazco,pintando angelitos negros,que aunque la Vigen sea blanca

y los deje morir de miedo,los angeles de mi tierra,

también llegarán al Cielo.acúerdate de tu pueblo,

y al lado del ángel rubioaunque la Vírgen sea blanca,

píntame angelitos negros”

 

 

 

 

 

Normal 0 21 false false false ES-VE X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

En esta inesperada y sobrevenida pandemia por razón del Virus Covi 19, los seres humanos y especialmente la familia se  ha visto sometido a una prueba suprema: ¿Cuál su elemento de base fundamental  para mantenerse como tal grupo social, en virtud de que la recomendación ha sido: “quedarse en casa”?

 Ciertamente, no ha sido fácil; para algunas familias ha sido la hora de la verdad no sólo entre los cónyuges, sino el conjunto en general. Para los niños, la imposibilidad de asistir a sus escuelas y socializar con sus compañeros; para los adolescentes, el no poder reunirse con sus amigos y novios o novias, asistir a los gimnasios y/o fiestas  y cumpleaños. Para los adultos, ese encierro prácticamente obligado, se ha convertido en  un real aburrimiento; por una parte, a los solteros, el quedarse todo el día en casa es simplemente inaguantable, ya que significa descuidar el trabajo, la novia y sus diversiones normales.

 Para los adultos que tienen cónyuge, con o sin hijos, esta ha sido una prueba inesperada, pero absolutamente convincente, de cual es la base real de la relación conyugal. Para aquellos que mantienen la relación como algo formal, casi obligado por los controles sociales, pero sin ningún entusiasmo especial ha sido catastrófico, tanto para la  mujer como para el hombre. En este caso para ella, escasamente  soporta al esposo en la noche, cuando regresa del trabajo a dar órdenes para ser servido, sin considerar lo duro del trabajo de la señora en la casa durante el día. Para el hombre  casado, el no podercompartir con sus compañeros de trabajo y una que otra “amiguita especial”, sino tener que quedarse en la casa y tener  que calarse todo el día a la esposa,  a quien escasamente soporta en la noche, es simplemente un suplicio.

Sin embargo para los cónyuges o parejas que se aman realmente, esta estadía juntos todo el día, son como unas vacaciones imprevistas, que les caen como del cielo y les permiten compartir diferentes etapas que no son posibles, mientras él o los dos trabajan y que sólo pueden  hacerlo  en la noche cuando él o los dos regresan del trabajo. Los dos se colaboran y hacen la relación más bella;  descasan o hacen el amor a la hora que les da la gana. Esta es la prueba de que en la pareja bien habida y que se ama, como debe ser, el amor se basta solo para hacer la vida más bella y edificante.

Imágenes de Amor para descargar gratis al celular
que l

.”

A %d blogueros les gusta esto: